Buenos días y buena suerte (23.02.11) - Diez estrategias de manipulación
 

            Nadie duda de la importancia que tienen los medios de comunicación en las sociedades modernas. Sirven para tenernos informados, para denunciar los abusos de todo tipo de poder social, para crear opinión y muchas cosas más. Son como una ventana abierta a la realidad social que nos envuelve y que es muy difícil de desentrañar por uno mismo. Pero también son herramientas de poder, a veces directas y otras indirectas, con sus intereses particulares. Los políticos son unos expertos en estos temas, por eso siempre hay que ejercer la reflexión personal sobre lo que es noticia y no asumirla automáticamente porque esté publicada en un medio de comunicación.
            Es muy conocida la lista de “Diez estrategias de manipulación a través de los medios de comunicación” atribuida al lingüista, filósofo y activista norteamericano Noam Chomshy. Aunque no fuese suya, creo que es interesante resumirla para nuestros oyentes. Consta de 10 apartados:
1. Distracción. El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción mediante el desvío de la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, inundando todo con continuas distracciones e informaciones insignificantes.
 2. Crear problemas para luego ofrecer soluciones. Con esta técnica se crea un problema y una situación prevista que cause reacción en el público para que demande medidas que se espera acepten.
 3. Gradualidad. Se ha comprobado que para que se acepte una medida inaceptable basta aplicarla gradualmente durante años. De esta forma, situaciones socioeconómicas radicalmente nuevas fueron impuestas durante la década de 1980.
 4. Diferir. Para que se acepte una decisión impopular hay que presentarla como "dolorosa y necesaria", obteniendo la aceptación pública para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato porque la gente tiende a esperar ingenuamente que "todo irá mejor mañana" y que el sacrificio exigido podrá ser evitado.
 5. Dirigirse al público como niños. La mayoría de la publicidad dirigida al público utiliza discursos, argumentos, personajes y entonación infantiles, próximos a la debilidad como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante.
 6. Más emoción y menos reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un cortocircuito en el análisis racional y crítico de los individuos.
 7. Mantener al público en la ignorancia y mediocridad. El fin es que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud.
 8. Que el público sea complaciente con la mediocridad. Hay que inducir al público a creer que está de moda ser estúpido, vulgar e inculto. Ahí están los programas basura de nuestras televisiones nacionales y autonómicas.
 9. Reforzar la auto culpabilidad. Hacer creer al individuo que él solo es el culpable de su propia desgracia a causa de su insuficiente inteligencia, capacidades o esfuerzos. En lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto invalida y se culpa, generando un estado depresivo del que uno de sus efectos es la inhibición de su acción. Y sin acción, no hay revolución.
 10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En los últimos 50 años, los avances de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y los poseídos y utilizados por las élites dominantes. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo de lo que él se conoce a sí mismo.
            Posiblemente alguno de los puntos les parezcan exagerados o irreales pero la mayoría esconde grandes verdades. Sólo basta con reflexionar. Buenos día y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir