El Consultivo, asignatura pendiente
 
 

Publicado en La Opinión de Zamora el 25.07.2011

Me pegunto, presidente, todos los días, ¿para qué demonios sirve el Consejo Consultivo? Yo creo que para nada, y lo mismo piensan y dicen todos los zamoranos, que ven delante de sus ojos cómo se despilfarra el dinero público en algo inútil, pagando a unos señores (ya todos bien jubilados) un enorme salario por ser miembros de el Consejo Consultivo, un organismo que no sirve para nada, pues sus dictámenes no son ni vinculantes.

El presidente Amilivia, por dos días que viene desde León a Zamora, en un buen coche oficial, cobra lo que no está en los escritos, por pasar una hora en el Consultivo y dos horas en los bares pasando el resto del tiempo, para retornar a su domicilio, si no hay comida oficial.

¿Y el jefe de Gabinete? ¿Qué hace? A parte de nada, lleva veinte años mamando de la sopa boba de nuestra comunidad autónoma, pasar el rato con Amilivia y volver a Valladolid. Creo que este elemento es de mi querido pueblo, Castroverde de Campos, pero de su nombre no quiero acordarme, como decía Azaña cuando abandonó España.

Juan Vicente, amigo, mándalos a todos a casa, para que ganen su jornal con el sudor de su frente, como hacemos el resto de los mortales.

¿Se imaginan ustedes que un letrado del Consejo de Estado fuese a la vez portavoz de un partido político? Eso no cabe en cabezaEl Consultivo, asignatura pendiente humana, pues lógicamente perdería ese órgano su imparcialidad y respeto. Pues aquí, amigos, en nuestra querida Zamora, tenemos de portavoz del PP en la Diputación a doña Clara San Damián, cosa que veríamos como normal, pero se da la circunstancia de que esta señora San Damián es letrada de el Consejo Consultivo, órgano que tiene que ser imparcial y lógicamente esta señora tendría que estar incapacitada para ocupar la Portavocía del PP en la Diputación. Nos encontramos ante una anomalía institucional, a la que los ciudadanos no dan importancia, quizá por desconocimiento. Tampoco le dan importancia al trabajo que realiza

Creo que el presupuesto de mantenimiento y organización anual del Consultivo es de 4,5 millones de euros, algo así como más de 748 millones de las antiguas pesetas, sin contar el sueldo de los funcionarios asignados que vienen a diario desde Valladolid, para no hacer nada, pero sí cobrar del Presupuesto General de Castilla y León. ¿No se les cae, señorías, la cara de vergüenza?

Para más inri, estos señores van a estrenar un edificio horroroso, insultante por lo descomunal, que incumple la norma urbanística de Zamora en edificios urbanos de utilizar piedra arenisca de aquí, y no piedra de Salamanca, que han puesto en todo el amplísimo y de mal gusto.

Si estos bien pagados consejeros, que se ponen togas y puñetas (aunque alguno de leyes sabe lo que yo de obispo), fueran normales, no ocuparían este edificio, pues un órgano jurisdiccional está obligado a cumplir la ley, y aquí se la saltan con la piedra, y como escribía mi amigo Gelo, en el proyecto se especificaba «arenisca de Zamora».

¡Vaya referencia arquitectónica, señor Amilivia! Se ve que usted y sus compañeros de jerga no entienden nada de estética. Tienen ustedes mal gusto, pues el edificio en sí es una mamarrachada, que nos salta a la vista cada vez que vamos al Castillo o a la Catedral. Tengo la sensación de que el cimborrio se arruga cada vez que lo mira. Además, es grandón y caro de mantenimiento, pero como ustedes, para sus deliberaciones y despachos solamente van a ocupar el 30%, les sugiero que el resto lo cedan al Museo Interior de Baltasar Lobo, para que su obra no esté tirada de cualquier manera, cosa que enfada a sus herederos. Y aún quedaría sitio para albergar el Conservatorio de Música, que está abandonado y sin espacio para impartir y recibir las clases.

Vergüenza les tendría que dar ocupar un edificio tan grande para no hacer nada, y que ha costado al erario público, a todos nosotros, más de 1.200 millones de las antiguas pesetas.

Demetrio y Nalda, ¿no creéis que debéis de ir pensando en iros a casa? Ya sois muy mayores.

Juan Vicente, amigo, esto que te digo sobre el Consultivo es el sentir y el clamor de todos los castellano-leoneses. Algunos lo critican y no lo dicen, y yo lo digo porque tanto mi familia como yo te apreciamos. Juan Vicente. Hasta nuestra burra Juana está alarmada e indignada. No me extrañaría que cualquier día de estos nos abandone y se acampe en la plaza de la Catedral, con el aparejo lleno de pancartas de protestas.

Presidente Herrera, sé valiente y cierra este órgano inútil y mándalos a todos a sus casas, como ha hecho tu compañera de partido, M.ª Dolores de Cospedal. Lo ha cerrado y no ha pasado nada. Todos hemos aplaudido su decisión. Haz tú lo mismo y te apoyaremos todos. Con esta crisis no es de recibo hacer este despilfarro de dinero público para algo inservible.

No me extraña que haya tanta gente indignada.

Yo también lo estoy.


CECILIA LERA
ALCALDESA DE CASTROVERDE DE CAMPOS


 
 
 
 
Volver
Subir