Buenos días y buena suerte (24.08.11) - Crecimiento y Especulación
 

            De nuevo vuelvo en mi comentario de hoy a los asuntos económicos que nos están amargando a todos el veraneo, ya estemos en la casa del pueblo o haciendo una breve escapada a la costa. Una de las preocupaciones generales es la falta de crecimiento ya sea por la línea de la producción o por la del consumo. La primera atañe a las empresas y la segunda a las personas. Parece que nada crece como debía. ¡Mira que si resulta que nadie se ha dado cuenta de que no crecemos porque no queremos hacerlo; que hemos decidido emprender una huelga de consumo! No nos vendría mal una cura de adelgazamiento. Ya sé que las consecuencias serían nefastas para reducir el paro pero algún día habrá que dejar de considerar el crecimiento capitalista, derrochador y destructivo con el medio ambiente, como el indicador fundamental de progreso, sobre todo cuando se han alcanzado cuotas no necesarias para la supervivencia de la especie humana. El problema está en el reparto. Tendríamos que pensar en ello.
            Otro tema económico que ha sido estrella esta semana ha sido la suspensión temporal de “las operaciones a corto” sobre ciertos valores que cotizan en Bolsa. Esta operación juega con acciones tomadas a préstamo, que se venden en un mercado a la baja, posteriormente se compran, ganando la diferencia y se devuelven al propietario original pagando una comisión. Cuatro países europeos, entre ellos España, han sincronizado esta prohibición a fin de evitar las caídas bruscas de los mercados bursátiles. Esta operación se consideran altamente especulativa y la gente de pronto ha clamado ¿Y cómo es posible que se consientan y no se prohíban para siempre? Amigo radio escucha, la Bolsa ha sido siempre un mercado de especulación, al menos desde que la economía financiera tiene más peso que la productiva. Además del citado producto existen otros instrumentos financieros que convierten, con terrible eficacia, una pequeña fisura en una vía de agua y se puede hundir el barco. Citaré otros instrumentos especulativos como los Seguros de Impago de Deuda (CDS), que permiten al comprador intercambiar deuda quebrada por otra de máxima seguridad, lo que puede provocar que bajen los precios de la deuda española, por poner un ejemplo, y suba la alemana. También existen los llamados Contratos por Diferencia (CFD) sobre índices bursátiles y sobre el mercado internacional de divisas. Sin olvidar los famosos Derivados que se pueden crear sobre materias primas, acciones y bonos; son los llamados contratos de futuros y opciones de compra y venta. Cotizan en mercados organizados, requieren muy poco desembolso y permiten trabajar con nominales altos a partir de una garantía muy limitado.
            Bueno, no quiero cansarles más pero así son las cosas. Que nadie se sorprenda de lo que nos pasa y de lo difícil que resulta controlar este mundo del dinero, que es la sangre del sistema capitalista bombeada con mayor o menor fuerza por la avaricia e insolidaridad del ser humano. Tenemos que ser comprensivos con las autoridades, al menos las europeas, que están intentando poner orden en todos los países que formamos la Unión Europea y que contamos con la misma monedad. Aún nos faltan instrumentos fiscales comunes además de armonizar nuestras políticas económicas. Y no olviden que la Bolsa siempre será especulativa. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir