Buenos días y buena suerte (2.11.11) - Comunicado de ETA
 

            Han pasado varios días desde que ETA difundiera su último comunicado donde anunciaba el abandono definitivo de la lucha armada. Intencionadamente he preferido esperar algún tiempo antes de hacer mi comentario semanal porque intuía que el ruido sería atronador. Sin embargo, una noticia de esta importancia merece ser comentada. A nivel personal, como ya ha dicho mucha gente, era el comunicado largo tiempo esperado. Sabemos que no es el definitivo pero es un paso más hacia su final y supondrá un alivio importante para muchas personas que aún siguen vivas y que estaban potencialmente amenazadas cada día. Hay gente, sobre todo en la caverna mediática de Madrid, muy ligada a la derecha, que sólo quiere hablar de los muertos pero también hay que pensar en los vivos,  no sólo en los amenazados sino en toda la sociedad vasca que quiere desde hace tiempo vivir en paz. La historia nos dice que una banda terrorista como ETA, con largo recorrido a sus espaldas, que nace como movimiento de liberación nacional y con amplio apoyo en su territorio,  no desaparece de golpe. Lo importante es que poco a poco vaya dando pasos hacia su disolución, obligada por el Estado, y que posiblemente nunca se oficialice como ha pasado con el IRA. Que todos los pasos sean hacia delante y no hacía atrás. Creo que la gente normal de este país, con sentido común, como tantas veces repite el Sr. Rajoy aunque con escaso éxito en gran parte de sus huestes, entiende este mensaje. Pero muchos interesadamente se centran en lo que aún queda por hacer, que es mucho menos que hace cuatro años, y se olvidan de los que han asegurado sus vida por la falta de atentados, extorsión de todo tipo e inseguridad social.  Sólo piensan en los muertos, que siempre hay que recordar y respetar.
            ¿Por qué quieren empañar este momento de alegría?  No es ajeno el hecho de que el anuncio se haya producido con un gobierno socialista y de que el 20-N haya elecciones generales aunque también existen otras causas. Hay medios de comunicación, organizaciones y políticos que sólo saben vivir con un discurso, buscando siempre un motivo para seguir con su parálisis mental interesada. No quieren perder el rédito de los muertos. En vez de mirar hacia delante, sólo saben mirar hacia atrás. Se han convertido en estatuas de sal.
            El ya citado sentido común de los españoles tampoco ha dado todo por cerrado con este comunicado; muchos siguen desconfiando y es lógico que así sea ya que la historia de esta banda terrorista, de vida muy larga y con muchos asesinatos a su espalda, no permite confiar plenamente en sus proclamas. Pero no cabe duda que las cosas están mejor que hace unos días. Ahora tenemos que estar tranquilos, confiar en el gobierno que salga de las elecciones el 20-N y seguir trabajando por la paz y el cierre del conflicto. A corto plazo, los partidos de la izquierda abertzale van a conseguir un fuerte avance y estarán en el Parlamento Español; a muchos se les revolverá el estomago pero eso está incluido en el precio de la paz. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir