Buenos días y buena suerte (21.12.11) - La partícula de dios
 

            Ante una semana muy densa en temas políticos nacionales por la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y el conocimiento de los miembros de su primer gabinete, como he hecho en otras ocasiones, prefiero poner distancia y hablar de otro tema más importante y distinto: los posibles cambios que se avecinan en la Física de partículas elementales, que es la que poner orden a todo lo que somos. Me refiero en concreto a la posibilidad de que los neutrinos sean más veloces que la luz y que se descubra la llamada partícula de dios, el bosón de Higgs. No les quepa duda que estos experimentos y sus consecuencias son más importantes y transcendentes para la humanidad que lo que ocurra en Madrid en esta semana. Ya sé que la ciencia no es muy estimada por una parte importante de los españoles pero todo el esfuerzo que se haga para cambiarlo es estimulante y necesario.
            Curiosamente  los dos resultados antes citados son transcendentes por motivos contrarios. El primero, el referente a la velocidad a la que viajan los neutrinos, si se confirma que es superior a la de la luz, quitaría un ladrillo importante en la base del edificio creado por Einstein en su Teoría de la Relatividad Especial que dice que la velocidad de la luz en el vacío es el límite máximo de velocidad en el universo. Aún no está totalmente demostrado aunque el experimento Opera así conocido por viajar dichas partículas entre el acelerador del CERN en Suiza hasta el detector en el Opera en Italia apunta a que hay muchas posibilidades.
            El otro experimento que trata de confirmar la existencia del bosón de Higgs está buscando precisamente afianzar y cerrar el modelo de la estructura de la materia a nivel subatómico. Esta partícula sería la responsable del valor de la masa del universo. Posiblemente a Vd. sólo le importe saber que cuando se sube a una báscula, lo que  define su peso es el producto de multiplicar su masa por la aceleración de la gravedad pero a los físicos les preocupa  otra cuestión: ¿Qué determina la masa? Pues bien, en todas estas dudas parece que está involucrado el dichoso bosón de Higgs. ¿No piensan que esto es más interesante que la sección de investidura?
            Como decía estos dos hechos científicos, que se tendrán que verificar con experimentos costosos y complicados, pueden originar sonrisas o lágrimas; vítores o llantos en la comunidad científica. Las sonrisas y vítores  por cerrar definitivamente el modelo subatómico de la materia; los llantos y lágrimas por verse dañado el cimiento de la Teoría de la Relatividad Especial. Tendremos que esperar para ver como acaba toda esta historia pero nadie duda que nos estamos jugando cosas importantes.
            Muchas veces nuestras preocupaciones giran alrededor de cuestiones puramente materiales: el paro, el peligro de recesión, la pérdida de nuestro patrimonio y la incertidumbre ante el futuro. Se entiende todo esto porque somos humanos y hay que vivir cada día pero el mundo no se acaba aquí, hay otras cuestiones que también marcarán nuestro futuro en términos científicos o de avance tecnológico, en mejorar en la investigación médica o espacial. Hay mucha gente que trabaja cada día en avanzar para que a medio y largo plazo podamos tener un mundo mejor al margen de la prima de riesgo y de la bajada o subida en la Bolsa. Y también es nuestra obligación poner nuestra mirada en esos asuntos, aunque tengamos que hacer un pequeño esfuerzo. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir