Buenos días y buena suerte (28.12.11) - A gobernar
 

            Ya tenemos presidente y gobierno legalmente constituido. Se han cumplido los pasos constitucionales y a partir de ahora a trabajar. Parece que no les faltan ganas y todos deseamos que acierten en sus decisiones y el país vaya poco a poco solucionando sus múltiples problemas. En este equipo hay caras conocidas y otras no tanto, lo cual es lógico pero todo apunta a que cumple dos condiciones: es un gobierno formado por personas capaces de la derecha moderada y todos están muy marcados por su relación íntima con el Sr. Rajoy, por ello da una impresión de compacto y tecnocrático. Ahora sólo queda esperar e ir valorando las decisiones que se vayan tomando, que serán duras pero que deberán ir acompañadas de justificaciones políticas explicando con claridad si existen o no otras alternativas y los costes o consecuencias de las mismas. Para ello, deberá contar con un portavoz competente y autorizado, que en este caso ha recaído en Soraya Sáez de Santamaría ¿estará a la altura de las circunstancia? Habrá que esperar.  Por lo pronto, el traspaso de poderes ha sido modélico por ambos partidos mayoritarios, sin acusaciones gratuitas como ha pasado en otras ocasiones. Parece que han entendido ambas partes que los españoles ya estábamos hartos de acusaciones difíciles de demostrar como ha pasado en Castilla-La Mancha. El que entra a gobernar siempre puede encontrar en la nueva casa cosas que no le gustan pero eso siempre ocurre y hay que apencar con la cruda realidad. Los que gobiernan no son auditores sino gestores de lo público.
            Sorprende sobremanera la repetición unánime que todos los nuevos ministros han expresado en su toma de posesión pidiendo la colaboración de todos para salir de la grave crisis que tenemos. No será fácil olvidar la poca o nula colaboración que el PP ha ofrecido en la última legislatura pero también habrá que dejar eso a un lado y pensar sólo en el bien colectivo. Por otro lado los ganadores cuentan a su favor con que el partido que más podría echarles  en cara la ausencia de ese comportamiento, el PS, está inmerso en una catarsis interna que le obliga a mirarse a sí mismo para recomponer su estructura y liderazgo. Ya han surgido dos movimientos internos que han plasmado en sendos documentos públicos su postura: uno titulado “mucho PSOE por hacer” y otro “Yo si estuve allí”, dando prioridad a las ideas sobre las personas. Confiemos que no tarde el PS en encontrar su sitio en la sociedad española aunque muchos intuimos que será un camino largo en el tiempo, porque la situación internacional es poco propicia para la izquierda. Aunque ahora todo marcha tan deprisa que nadie puede afirmar con rotundidad cómo estaremos dentro de un año.
            Empezamos pues el año con muchas expectativas abiertas y con cuatro millones de pares de ojos mirando a los dirigentes de PP  que durante su etapa en la oposición trataron de descalificar continuamente al gobierno de la nación, tan legítimo como el actual. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir