Buenos días y buena suerte (11.01.12) - Exposición: "Centenario de la Residencia de Estudiantes"
 

            Se acabaron las fiestas navideñas con la tradicional cabalgata de los Reyes Magos, los hombres sabios según se dice en la tradición anglosajona, con recortes en todos los capítulos menos en la ilusión de los más pequeños ya que no depende del dinero sino que surge por la imaginación a través de un cierto engaño de los sentidos que crea una esperanza por obtener algo concreto y deseado. El conseguir el juguete o regalo anhelado es  el producto de esa esperanza y a partir de ese momento se inicia el disfrute o frustración de lo conseguido. En mis tiempos de niño todo era más incierto ya que las necesidades familiares eran evidentes pero no por ello la ilusión era menor, posiblemente al contrario. Cualquier cosa era bien recibida y las carencias se suplían con la imaginación que se ponía sobre lo poco conseguido. Ahora la abundancia y la exageración  embotan de alguna manera el disfrute. Todo resulta más efímero.
            También con mucha ilusión me acerqué este fin de semana a ver la exposición titulada Centenario de la Residencia de Estudiantes que tiene lugar en uno de los edificios de dicha institución en la calle El Pinar de Madrid. Ya en sí mismo, el sitio y las antiguas dependencias, en parte restauradas, emocionan por saber que en este lugar nació una de las experiencias más vivas y fructíferas de creación e intercambio científico y artístico de la Europa de entreguerras, producto de las ideas renovadoras de la Institución Libre de Enseñanza, fundada en 1876 por Francisco Giner de los Ríos.
            La Residencia tenía como objetivo complementar la enseñanza universitaria mediante la creación de un ambiente intelectual y de convivencia adecuado para los estudiantes. Características distintivas de la Residencia fueron propiciar un diálogo permanente entre ciencias y artes y actuar como centro de recepción de las vanguardias internacionales. Ello hizo de la Residencia un foco de difusión de la modernidad en España, y de entre los residentes surgieron muchas de las figuras más destacadas de la cultura española del siglo XX, como el poeta Federico García Lorca, el pintor Salvador Dalí, el cineasta Luis Buñuel y el científico Severo Ochoa. A ella acudían como visitantes asiduos o como residentes durante sus estancias en Madrid Miguel de Unamuno, Alfonso Reyes, Manuel de Falla, Juan Ramón Jiménez, José Ortega y Gasset, Pedro Salinas, Blas Cabrera, Eugenio d'Ors o Rafael Alberti, entre muchos otros. También pasaron por sus salones eminentes personalidades extranjeras como  Albert Einstein, Paul Valéry, Marie Curie, Igor Stravinsky, John M. Keynes, Alexander Calder, Walter Gropius, Henri Bergson y Le Corbusier.
            Su pedagogía fomentaba una educación integral frente a la mera instrucción, el dialogo entre las ciencias y las humanidades, la libertad docente y científica, y consideraba la educación como un proceso continuo. Todo esto en 1910. Emocionante. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir