Buenos días y buena suerte (14.03.12) - Contra los recortes a la Ciencia
 

        La ignorancia científica de los españoles, en general, tiene raíces históricas profundas que no viene al caso ahora analizar. A pesar de ello, gracias a políticas de apoyo estatal se había ido generando un embrión significativo con la creación de centros de excelencia como el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, el Centro de Regulación Genómica, el Instituto de Ciencias Fotónicas y el Instituto Catalán de Investigación Química entre otros.  Además llegamos a contar con un Ministerio de la Ciencia.  Pero todo este esfuerzo se puede perder a corto plazo si a la Investigación y Desarrollo se la somete al mismo recorte presupuestarioque están sufriendo otras partidas. Ya sé que a muchos españoles les costará entender este privilegio hacia la Ciencia debido precisamente a esa incultura innata del español pero las razones son evidentes, especialmente en un país que no cuenta con recursos materiales de ningún tipo algo similar a lo que le pasa a Japón, que ha construido su modelo productivo basada en la Investigación, Desarrollo e Innovación. La Unión Europea ha aconsejado no reducir estas partidas y algunos países, como nuestra deseada Alemania, la han aumentado.

        Todo parece en vano y a pesar de que 3.000 científicos han suscrito la Carta abierta por la Ciencia, en las próximas semanas, la inversión en I+D+i se verá recortada en unos 800 millones. Ello originará a medio plazo una fuga importante de científicos que será muy bien acogida en otros países y que generará una importante crisis en dos generaciones de hombres de ciencia.  Cuando algún día llegue la tan esperada recuperación los vamos a echar mucho de menos.

        Los políticos españoles, tan criticados por todos los lados, deberían ver esta situación con generosidad e inteligencia pero me temo que su miopía, y más en temas científicos, les harán mirar para otro lado. De nuevo, volveremos a perder la referencia científica tan duramente conseguida y España volverá a ser esa nación ignorante, esperando que otros nos resuelvan el problema.

        ¿Por qué nos cuesta tanto en este país distinguir entre lo importante y lo circunstancial? Siempre nos gusta descubrir  falsos atajos al desarrollo y llenar de subvención a proyectos que no valen nada y que han propiciado la corrupción a todos los niveles. Curiosamente la Comunidad Valencia, referente de corrupción en España, está dejando morir el Centro de Investigación Príncipe Felipe, allí donde se ha despilfarrado dinero público por todos los lados, en proyecto faraónicos para mejor loa del político de turno. ¡Qué pena siento uno a veces de ser español! Pero aquí nos ha tocado vivir y nuestro deber es denunciar y luchar porque las cosas cambien. Y tenemos que alzar nuestra voz a favor de la Ciencia española y de los hombres que la hacen posible. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir