Buenos días y buena suerte (28.03.12) - Día Mundial del Agua
 

        Esta semana tenía en carpeta tres posibles asuntos para construir mi comentario semanal: la huelga general de mañana 29, la sentencia al expresidente del PP en Baleares Jaume Matas y la celebración del Día Internacional del Agua. A final me he decidido por este último asunto. Sobre la reforma laboral que ha originado la huelga ya se ha escrito demasiado por gente que entiende más que yo. Simplemente quiero dejar constancia de mi apoyo personal sin entrar en detalles. Creo que todos los trabajadores  debemos estar unidos en estos momentos tan delicados y mostrar nuestra fuerza ante el Gobierno ya que de no hacerlo, supondría darle un cheque en blanco para apretar más la tuerca laboral a costa siempre de los mismos. Del tema de honorabilísimo sinvergüenza Sr. Matas, siendo importante, acaba de empezar y le queda mucho carrete, por eso mejor dejarlo por el momento.

        Hablemos pues del Día Internacional del Agua, que nos afecta a todos y muy especialmente a nuestra nación, amenazada por las previsiones futuras con una caída importante en la pluviosidad. Más lo sufrirá esta comunidad y provincia ya que somos eminentemente agrícolas y el agua es imprescindible para su desarrollo. El sector agrario todavía mantiene un peso significativo en Castilla y León. En el año 2005 aportaba un 5,8 % al Valor Añadido Bruto (VAB) a precios de mercado de la región, cifra que supera en 2,0 puntos la aportación de este sector al valor añadido nacional. En términos de empleo este peso es algo superior, pues según los datos de la Encuesta de Población Activa del INE en el año 2005 representaba un 8,5 por ciento del empleo regional, mientras que en el conjunto de España esta cifra era del 5,3 por ciento. Pero en un tema tan global como es el agua, no podemos sólo  pensar en nosotros. Hay en la actualidad en el mundo, según la OMS, 894 millones de personas que no tienen acceso a la cantidad mínima necesaria para la subsistencia, entre 20 y 50 litros al día.  ?Las estadísticas indican que las personas bebemos de 2 a 4 litros de agua al día, sin consumimos: producir 1 kilo de carne de vacuno, por ejemplo, consume 15 000 litros de agua, y 1 kilo de trigo se 'bebe' 1 500 litros.

        ¿Qué podemos hacer? Primero darnos cuenta de que este problema nos atañe directamente y tomar conciencia de ello. Después vienen los datos y consejos como son: consumir productos que hagan un uso menos intensivo de agua; reducir el escandaloso desperdicio de alimentos ya que se deja de consumir el 30% de los alimentos producidos en todo el mundo y el agua utilizada para producirlos se pierde definitivamente; producir más alimentos, de mejor calidad, con menos agua y llevar una alimentación saludable. En todas las etapas de la cadena de suministro, desde los productores hasta los consumidores, es posible tomar medidas para ahorrar agua y asegurar que haya alimentos para todos.

        Los agoreros dicen que las próximas guerras serán a causa del agua.  Confiemos que el sentido común de todos lo impidan. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir