Buenos días y buena suerte (13.06.12) - Llegó el temido rescate
 

            Ha sido un alivio recibir la noticia del rescate a la banca española ya que a veces se sufre más con la angustia de la espera que ante la realidad dura y cruda que al final ha llegado. La noticia se ha dado un fin de semana llena de acontecimientos deportivos que siempre sirven para adormecer las masas y nuestro presidente se fue a Polonia con todo ya arreglado, según sus palabras, para ver ganar a nuestra selección y así subirse a la ola del triunfalismo deportivo, pero se tuvo que quedar con las ganas y conformarse con un honroso empate. A nuestro presidente le está creciendo la nariz, como a Pinocho, porque cada vez acumula más mentiras en su haber. Habrá que resaltar como gran noticia el día que diga una verdad.
            La narración que está haciendo tanto el presidente como el ministro de economía sobre el rescate, ya que esta es la palabra adecuada, es la última gran mentira del PP. Pero ya sabemos que en este país nos gusta nadar en dirección contraria a todos, y me refiero no sólo a los países europeos que tendrán que poner ese dinero sino también a los organismos internacionales que van a supervisar su buen uso así como a la prensa especializada nacional e internacional que dicen con claridad que la banca española será rescatada para evitar males mayores en la zona euro. En este aspecto, el de no reconocer la realidad y usar lenguaje de camuflaje, el Sr. Rajoy se está pareciendo cada vez más al último Sr. Zapatero, al no llamar a las cosas por su nombre y no reconocer con claridad el problema. La rueda de prensa que dio nuestro presidente sobre el asunto del rescate este domingo antes de irse al fútbol fue una verdadera burla a la madurez de los españoles.    Oyendo al Sr. Rajoy parece que nos ha tocado el gordo de la lotería y que gracias a la acción de su gobierno y su gestión personal les hemos obligado a que nos hiciesen este regalo, que según sus palabras, casi nos sale gratis ¡Vaya descaro! Y aún nos queda conocer la letra pequeña del contrato, donde descubriremos los sacrificios extra que tendremos que hacer todos los españoles. A muchos le puede preocupar también la pérdida de autonomía que sufrirá el Estado Español, cosa que a mí no me preocupa en absoluto porque visto lo que tenemos en casa, no me inquieta que vengan de fuera y lo hagan mejor. 
            Enumeremos algunas de las maravillosas contrapartidas que tendrá para los españoles este regalo que ha conseguido el Sr. Rajoy. Por una parte, las entidades afectadas, la mayoría cajas de ahorro, verán recortadas sensiblemente sus sucursales, con despedido de empleados y necesidad de ventas de muchos de sus activos. Con ello, el panorama financiero se parecerá muy poco al actual. Asimismo, Bruselas exigirá el cumplimiento estricto del objetivo de déficit para este año y el próximo, lo que con seguridad originará más recortes en gasto público y subida de impuestos. Tampoco nadie asegura que la decisión tomada cumpla su  objetivo ya que es la primera vez que se practica con lo cual nadie puede predecir cual sería el siguiente paso. Por otro lado el dinero y sus intereses hay que devolverlos así que nadie puede asegurar que los ciudadanos tengan de nuevo que rascarse el bolsillo.
            Nadie pone en duda que estamos ante una situación terriblemente complicada por eso me indigna más el simplismo y engaño que está transmitiendo el gobierno actual, con su presidente a la cabeza. Somos adultos y queremos que se nos trate como tales. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir