Buenos días y buena suerte (31.10.12) - Todo lo aplazamos…
 

        Que mal suena cuando nuestros políticos, ante cualquier problema importante, añaden la coletilla de que hay que reflexionar más, de que aún no es el momento apropiado o bien que crearán un comité para que estudie el asunto. La experiencia nos demuestra que es una forma de alejarse de la resolución del problema, de que el tiempo vaya olvidando el asunto y que todo quede como estaba. Todo ello con la complicidad de un ciudadano que se olvida con facilidad de las cosas y se deja engañar con las próximas mentiras. En el mapa actual de problemas importantes hay tres a los que se les está aplicando esta medicina del letargo. Empiezo por el Partido Socialista que no ceja en obtener cada vez peores resultados en las citas electorales pero que considera que hay que dejar trabajar en paz a la nueva ejecutiva casi recién nombrada. Dicen que no hay que tomar decisiones en caliente aunque parece que poco a poco se van calentando ellos mismos. Lo cierto es que el votante de izquierda lo está dejando a un lado como referencia de poder; muchos se pasan a la derecha o se van a una izquierda más definida y beligerante.

        Con el Partido Popular está ocurriendo algo similar en el tema de la reforma en profundidad de la Administración española. Este objetivo era prioritario para el Sr. Rajoy desde siempre. Pues bien, el asunto lo han llevado a una vía casi muerta como suele ocurrir cuando se crean no sé cuantas comisiones para su estudio, con fecha larga de terminación. Con el tiempo los poderes autonómicos irán cerrando filas en sus territorios y cada vez serán más difícil romper sus muros. Ahora al menos casi todas están pidiendo ayuda.

        Otro caso similar ocurre con el tema del sistema de desalojos vía desahucios que tanto dolor está causando en una parte de la población española. El Fiscal General del Estado, sin mojarse demasiado, dice que el tema merece una reflexión y el Consejo del Poder Judicial declara que no entra en su cometido. Y todo ello basado en un sistema legal creado en 1909 donde el mercado hipotecario español no se parecía en nada al actual ya que, en aquellos tiempos, los únicos que pedían créditos, porque era a los únicos que se les daban, eran los ricos. Afortunadamente aquello cambió y gracias a la aparición de una clase media a partir de los años 60/70 del siglo pasado, pudieron tener acceso a ese tipo de créditos. Pero a nadie se le ocurrió cambiar la Ley, para hacerla más justa y realista hasta que nos cayó encima esta situación dramática. Todo indica que habría que actuar con urgencia pero ya ven Vds., hay que reflexionar y evitar entrar en guerras competenciales.

        Para cerrar el comentario de hoy no puedo aguantarme en contar una anécdota zamorana de este sábado. En el parque San Martín, un niño de siete años esta jugando al balón golpeando la estructura de cristal y madera del centro de artesanía municipal. Dos personas se acercan al niño y le dicen que eso no se puede hacer ya que esta dañando el edifico y que juegue en el parque. A lo lejos dos madres, de unos treinta años, contemplan la escena sin levantarse del asiento. Las personas se acercan a las madres y preguntan si el niño es de alguna de ellas. Una contesta afirmativamente y ante la observación que le hacen de que ella debería impedir la acción a su hijo, no solo no hay ningún comentario de disculpa sino que las dos mujeres jóvenes dicen que la culpa es del Ayuntamiento por colocar en un parque público dicho edificio. Sin comentarios. Aunque alguien pueda pensar que lo escrito anteriormente no tiene nada que ver con lo que cuento, yo creo que tiene mucha relación. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir