Buenos días y buena suerte (5.12.12) - Más de lo mismo
 

        Además de los inconvenientes que todos conocemos y sufrimos por esta larga crisis hay que añadir otros dos que posiblemente Vds. no hayan caído en la cuenta como son: que nuestra vida real se nos está acortando por momentos y que padecemos una profunda desorientación social. El acortamiento se debe a que el Gobierno continuamente nos está alargando los plazos para conseguir los objetivos anhelados ya sean de crecimiento, reducción del paro, cuándo llegará el rescate, cuándo los bancos acabarán dando el ansiado crédito, etc. Con ello nuestra vida se acorta porque estamos deseando llegar a esa fecha para ver que lo prometido se cumple pero cuando nos acercamos a ese objetivo, otra vez nos lo alejan otro trecho más. Por eso se nos pasa la vida como en un suspiro en busca de la ansiada promesa, lo que equivale a acortar nuestra vida. Es como el corredor que busca con ganas la meta pero cuando la ve, ya agostado, alguien misteriosamente atrasa la cinta de llegada otros cuantos metros más. Así no se puede vivir. La cinta de llegada se convertirá para muchos en la hora de su muerte.

        El otro inconveniente es la perenne desorientación en la que vivimos. Las cifras que nos dan sobre los principales acontecimientos nacionales o las promesas veladas que nos acaban de hacer cambian de un día para otro. Hace unos días el ministro Luis de Guindos decía que el decreto que se está tramitando en el Congreso sobre desahucios afectaría a 600.000 familias y ahora resulta que, como mucho, pueden ser solo 120.000. Pero a muchos ciudadanos ya no le extraña lo que dice este ministro que está considerado por el prestigioso Financial Times como el peor Ministro de Economía de la UE, destacando especialmente en el apartado de credibilidad, en la capacidad de diseñar y aplicar políticas domésticas así como su trabajo en equipo, todo ello claro, en sentido negativo. Por no hablar de los millones de euros que se iban a conseguir con la llamada amnistía fiscal del Sr. Montoro. Recordaran que se hablaba de 2.500 millones que han quedado reducidos a 1.200. Alguien, como el ministro, pensará que al menos algo se ha conseguido pero a costa de dañar profundamente la moral de los que pagan además de abrir otro agujero presupuestario de 1.300 millones que se habían previsto conseguir con esta medida. Algo parecido se podría decir del cumplimiento de déficit público, el máximum objetivo del Sr. Rajoy, que posiblemente se acerque al 7 % este año, muy lejos del previsto. El último desatino acaba de ocurrir hace unos días cuando el Gobierno confirma que no actualizará las pensiones este año con el IPC. Mientras estaban pendientes las elecciones autonómicas en Galicia, Euskadi y Cataluña se decía, con la esa boca pequeña y zafia del mentiroso, que se estaba estudiando y que había bastante posibilidad de que se llevase a cabo. Pues ya lo ven, como el momento político ya pasó y no hay riesgo de pérdida de votos, pues ahora se dice que no, porque España no puede permitírselo ¿Es qué no lo sabían antes? Seguro que sí pero mienten sin tapujos ante un ciudadano débil y acostumbrado a la mentira ¿Recuerdan lo que dijo el PP cuando el Sr. Zapatero también las congeló en el 2011? Seguro que a muchos se le ha olvidado. Esta decisión afecta nada menos que a 8,1 millones de personas.

        Lo correcto es que nos traten como adultos pero personalmente, desde hace ya tiempo, considero que nos tratan como a idiotas. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir