Buenos días y buena suerte (26.12.12) - Requiem por las Cajas de Ahorros
 

        Estimados depositantes y ahorradores, parece que la historia de las antiguas Cajas de Ahorros está llegando a su fin. Todas se han tenido que convertir en bancos pero algunas, las menos, se han salvado y mantienen su pujanza; otras han desaparecido, absorbidas o compradas por las pocas cajas fuertes que quedan, especialmente Caixabank, o por bancos nacionales. Las restantes han sido nacionalizadas y podrán venderse al mejor postor en un plazo de cinco años. Curiosamente, estas últimas, tendrán que desandar su camino y regresar a sus orígenes, es decir, circunscribirse a sus territorios naturales, hacer banca al por menos, no meterse en operaciones promotoras y adelgazar sus estructuras. Todo ello, como no, con el despido de una parte de sus empleados y con la pérdida de los dineros invertidos por muchos clientes en las llamadas preferentes, subordinadas y productos de capital híbrido, término difícil de entender. Dentro de este grupo tenemos a Caja España-Caja Duero, que en su denominación bancaria ahora se llama Ceiss, acrónimo que no nos dice nada. Se ha pasado de un localismo directo y claro en la denominación –Caja Zamora, Caja Duero, Caja España- a algo abstracto e impersonal que no significa nada. La mejor solución, en mi opinión, para lo que antes se llamaba “nuestra caja” seria que cayese en poder de Unicaja, que es una de las salvadas de este desastre. Al menos sus futuros gestores mantendrán algo del viejo estilo de las antiguas cajas.

        Como siempre los sufridores son los mismos, personal normal y corriente. Hasta ahora no hay ningún político o gestor en la cárcel. Los políticos han abierto comisiones de investigación que han sido una mascarada llena de mentiras y comportamientos vergonzosos, bajo la manipulación de los partidos y con la presencia orgullosa de gestores que siempre han sabido echar la culpa a otra parte, aunque sea un muerto. Hay también abierto procesos judiciales como el que se está celebrando estos día por el caso Bankia donde su anterior presidente Rodrigo Rato, que ocupó dicho puesto gracias al apoyo principal del PP y que antes había sido un político distinguido del citado partido, en su declaración culpa a los Gobiernos de Zapatero y Rajoy del deterioro de la entidad. Todos tienen algo donde agarrarse. Se mueven como anguilas en estas aguas procelosas de los reguladores, consejos de administración, comisiones ejecutivas y auditorias. Además, gracias al capital personal acumulado vía sueldos millonarios, indemnizaciones por despido cuantiosas y planes de pensiones de vértigo, se pueden pagar profesionales y abogados hábiles en los recovecos y pliegues que tienen las leyes, sin olvidar los lazos ocultos de la política de partido que jugará a su favor.

        Lo que ocurra a estas cajas en el futuro no lo sabe nadie. Pueden trocearse para venderlas mejor, ser comprados por bancos nacionales, europeos o internacionales; también por fondos de pensiones o grandes empresarios o simplemente languidecer hasta morir ya que no es fácil que la gente de sus territorios olvide la historia. Desde luego el trabajo de recuperación es colosal ya que, en muchos casos, sus propios empleados están desmotivados, asustados y poco incentivados. Sin ellos y sin el calor de sus territorios poco se puede hacer. Buenos días y buena suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir