Buenos días y buena suerte (8.01.14) - Sospechosa forma de actuar
 
         Resulta curioso y hasta un poco divertido observar la cantidad de veces que el  presidente de la Diputación, Fernando Martínez Maillo,  mete sus narices en el ámbito municipal de la ciudad que corresponde a la alcaldesa Rosa Valdeón. No estoy en las entretelas del poder político provincial y municipal, por lo tanto no puedo asegurar si esta postura se debe a rencillas políticas dentro del Partido Popular, tratando de dejar fuera de juego a la Sra. Valdeón o son interferencias calculadas y consensuadas pero presumo que se debe más a lo primero. Haciendo un pequeño recuerdo de estas interferencias me vienen a la cabeza las siguientes: al frustrado intento municipal de construir un campo de golf se contesta con el proyecto de la Diputación de construirlo en La Aldehuela; a la trayectoria cultural del Teatro Principal, que da de sobra para una ciudad de 65.000 habitantes, la Diputación responde con el mega proyecto del teatro Ramos Carrión;  al intento del Ayuntamiento de llegar a un acuerdo con la Fundación Ortega y Gasset para instalarse en Zamora, proyecto que estaba en el Limbo de los Niños, el presidente de la Diputación lo resucita  hace unos días ofreciendo a dicha Fundación el antiguo Palacio de la Institución aún sin uso definido y para cerrar el inventario, ahora el Sr. Fernández Maillo se ofrece a cofinanciar un posible museo de la Semana Santa de ámbito municipal.  Solo queda  que también tercie en el tema del Museo Baltasar Lobo que el Ayuntamiento intenta llevar al antiguo edificio municipal, totalmente inapropiado, y ofrezca el antiguo Palacio de la Diputación para su ubicación, mucho más correcta, olvidándose del ofrecimiento a la Fundación Ortega y Gasset.

        Si uno revisa las competencias y funciones de las Diputaciones se puede leer con claridad que son instituciones de carácter territorial y su función es gestionar los intereses económico-administrativos de las provincias, por ello uno se asombra de estas incursiones en el terreno municipal de la ciudad. Podría pensarse que todas las necesidades de la provincia ya están sobradamente resueltas como son tener carreteras en buen estado, correctos servicios sociales en los pueblos, mantenimientos adecuados de nuestros municipios, buenas estructuras de abastecimiento de aguas en los pueblos y tantas cosas más. Pues bien, creo que todo el mundo estaría de acuerdo en que eso no ocurre y que queda mucho camino por hacer ¿Por qué esta intromisión continua y permanente en el terreno de la ciudad donde se gasta una parte importante del dinero de la provincia? Si se mira con visión política, y esto puede ser un atrevimiento por mi parte, se podría pensar que vende  más imagen y obtiene más resonancia lo que se hace en la ciudad que en los pueblos de la provincia, cada vez más vacíos y envejecidos.

        Como el Sr. Martínez Maillo parece que últimamente está muy sobrado de ego y tiene un control absoluto dentro de su partido en Zamora, seguro que tiene contestaciones para todas mis dudas, otra cosa es que sean convincentes. Ya estamos acostumbrados a oír respuestas contundentes, dichas con aplastante seguridad pero muy lejanas de la realidad y que el tiempo acaba clasificándolas como puras mentiras. Buenos días y buena suerte.


Antonio Gallego
 
 
 
Volver
Subir