Buenos días y buena suerte (5.02.14) - El lobo en la Sierra de la Culebra
 
         Desde el inicio de este comentario quiero dejar claro que me identifico plenamente con la protección del lobo en la Sierra de la Culebra como lo estoy también porque las aguas del lago de Sanabria mantengan sus características primigenias de lago glacial así como que el bosque de El Tejedelo en Requejo de Sanabria se mantenga intacto, por poner tres ejemplos bien conocidos en la provincia de Zamora. Mantener las condiciones naturales  en estos tres ecosistemas es una obligación  que tenemos con  la madre naturaleza - La Pachamama de los pueblos indígenas - y su protección es un bien cultural fundamental, más cuando se han cometido tantas barbaridades con ella. Además estos ecosistemas son un privilegio para el territorio que los posee y una fuente de riqueza si se administra  con corrección. Si en algún caso causan perjuicios a los territorios que han tenido la suerte de albergarlos, la Administración debe encontrar las formas de compensar los daños a sus habitantes, que deben valorar lo que tienen como algo que no les pertenece en exclusividad sino que es un patrimonio universal. De los tres ejemplos antes citados, en el caso del lobo, es obligación de la Administración compensar económicamente a los ganaderos que sufren sus consecuencias con las cantidades justas y pagarlas en un plazo normal así como implicarse en la prevención. Si por alguna razón  las manadas de lobo tuviesen un incremento  extraordinario, siempre medido científicamente no por lo que digan los ganaderos, también es obligación de la Administración tomar las medidas oportunas para mantenerlas bajo control.

        Toda esta introducción viene a cuento ante  la estéril controversia que se ha creado por las declaraciones del presidente de la Diputación en FITUR donde anunció la celebración del Festival Internacional del Lobo que se celebrará en Villardeciervos el próximo mes de septiembre y que la Diputación apoya expresamente. Dejando al margen la polémica que lleva abierta largo tiempo entre ganaderos y Administración Autonómica por  los daños que produce el lobo,  parte de los recelos que han aparecido contra esta estrategia de usar el lobo como reclamo turístico, usando el festival como pistoletazo de salida, proceden de algunas empresas del sector del turismo del lobo que  la consideran demasiado economicista,  con  el riesgo de que pueda alterar el frágil equilibrio del espacio natural que constituye  el hábitat del lobo y  que, como ha pasado otras veces en este país,  exista una invasión desordenada de la actividad que acabe dañando el  propio fin buscado. Esa es la principal razón por la que no han querido estar presentes dentro del grupo que le sugirió al Sr. Martínez Maillo esta idea, a semejanza de lo que ha hecho la Comunidad Asturiana  con el oso en la zona de Somiedo.

        Es importante que esté claramente definida por la Administración una estrategia de ordenación y monitorización de este recurso ligando la iniciativa turística a proyectos de conservación tanto de las poblaciones lobunas como de las comunidades de residentes, promoviendo la mejora de los pueblos y sus comunicaciones, mejorando el alojamiento rural y adoptando buenas prácticas en el desarrollo de las actividades que se organicen, especialmente en la observación de manadas, prohibiendo formas artificiales que faciliten el avistamiento.  También hay que controlar con esmero los dineros públicos que se dediquen a este fin para que no acaben en manos de algunos listillos, mal también generalizado en España.  Buenos días y buena suerte.


Antonio Gallego
 
 
 
Volver
Subir