Buenos días y buena suerte (16.07.14) - Existen otros modelos económicos
 
         El otro día leí con atención un artículo del profesor de Economía de Cambridge Ha-Joon Chang titulado “Cómo usar la economía” publicado en un suplemento de Negocios. Este profesor es a su vez autor de diversos libros de divulgación económica y uno de los economistas heterodoxos más destacados del mundo, especializado en la economía del desarrollo. La economía ha tenido siempre un aura de misterio para el común de los mortales. Los titulares de los periódicos parecen escritos al dictado de los poderes económicos, encerrados en sus castillos académicos, muchas veces al servicio de los poderosos. Casi todos nos hemos visto inmersos en una jerga tecnócrata y economicista, siempre misteriosa, pero que nos marcaba el ritmo y las consecuencias de nuestra vida presente y futura: prima de riesgo, activos tóxicos, obligaciones de deuda colateral, bonos basura, bailout, etc., posiblemente para mantener deliberadamente al margen al 99% de los ciudadanos que sufren en sus carnes la recesión mientras los ejecutivos siguen cobrando sus primas millonarias.

        Aunque existen varios modelos de economías, en la actualidad la que más peso tiene en el mundo es la capitalista, con mayor o menor capacidad de implantación  dependiendo de los Estados. Este profesor de Cambridge dice verdades que conviene tener en cuenta ahora que todo nos viene impuesto por las supra organizaciones que presiden nuestras vidas. Por ejemplo, nos recuerda que la economía es siempre una cuestión política y que nunca podrá ser simplemente una ciencia. En economía no hay verdades objetivas que puedan ser establecidas sin que medien juicios políticos y éticos. Siempre que se toma una decisión económica hay que hacerse la pregunta de “a quién beneficia” para descubrir el verdadero objetivo que se pretende. A pesar de lo que aseveran muchos economistas, que a su vez se contradicen entre ellos, no hay una sola forma de hacer economía, entre otras cosas porque la realidad económica es muy compleja y no puede ser analizada con una única teoría.

        También nos recuerda este profesor que la economía es mucho más que el mercado, que no representa más que una pequeña parte de la economía moderna. Esta atención obsesiva por el mercado ha hecho que muchos economistas y políticos descuiden otras áreas de la actividad económica como es la puramente productiva, la de la fabricación de bienes y servicios, que está en declive en muchos países como el nuestro llevando al paro a miles de trabajadores industriales. Otro de los mitos que trata de rebatir este economista es que con el neocapitalismo actual los crecimientos económicos han sido superiores en el mundo.  De acuerdo con Chang, el crecimiento per cápita de la economía mundial durante los años sesenta fue casi el doble que a partir de los años ochenta. "Lo cierto es que las políticas del Banco Mundial y del FMI han dado muy pobres resultados", sostiene el economista de Cambridge. "Los países ricos quieren imponer sus recetas del 'libre mercado' a los países en desarrollo, cuando lo cierto es que ellos mismos se enriquecieron con un equilibrio de comercio y medidas proteccionistas.  Viene bien recordar estas reflexiones ahora que nos tratan de convencer de que no existen otros modelos económicos para salir de la crisis. Buenos día y buena suerte.

Antonio Gallego
 
 
 
Volver
Subir