Buenos días y buena suerte (17.09.14) - De regreso de vacaciones
 
        Regreso a mi ciudad después de mis vacaciones de septiembre en Galicia para empezar de nuevo con la  normalidad en mi vida, sin grandes sobresaltos. Siempre he disfrutado con intensidad mis vacaciones, del tipo que sean,  y conservo buenos recuerdos en general pero los tiempos de asueto deben de tener un límite para seguir apreciándolos en el futuro.  En ese tiempo vacacional siempre me mantengo informado de la realidad global  en todos sus diferentes niveles. No puedo evitarlo. En quince días han pasado muchas cosas en el mundo, como suele ser habitual.  La cruda realidad está ahí presente dejando su triste huella en los más desfavorecidos,  que en esta quincena han sido numerosos. No tiene sentido poner grados a tanto dolor y locura: guerras, epidemias, asesinatos brutales, luchas de poder geopolíticas, corrupción, muerte en los mares, proyectos de vida truncados, infamias, demasiados parados en nuestro país,… ¿Dónde está lo bueno?  No es fácil encontrarlo. Uno se siente casi siempre  impotente ante lo que ven los ojos.

        Referente a España, empezamos un curso político apasionante que durará todo el 2015.  En lo que queda de año seguiremos con la situación catalana, inmersa en un nacionalismo independentista del que no somos capaces de salir ni intuir su final. Nuestros políticos, de nuevo, todos, no han estado desde hace tiempo a la altura del problema que viene de lejos. Tanto la izquierda como la derecha han cometido errores significativos empezando por los propios  partidos catalanes. El único partido que ha navegado con comodidad en esas aguas procelosas ha sido ERC que se ha encontrado con todo hecho. Reconozco que me resulta difícil entender a los nacionalistas a pesar de  que respeto las lenguas y culturas propias, de donde sean, pero esa manipulación de la Historia que hacen y adoctrinan en las escuelas, ese retorcimiento de los sentimientos básicos identitarios, ese ocultamiento de las realidades y ese desprecio a la historia común me parecen indignantes. Pero vemos que la mecha del sentimentalismo nacionalista  prende con demasiada facilidad también en otras partes del mundo ¿Será producto del romanticismo humano? ¿Será una necesidad de refugiarse en lo próximo, que se abarca y comprende mejor? No lo sé pero ahí está siempre vivo.

        Otro elemento significativo para todo el 2015 será el producido por el magma político que ha aparecido en la sociedad española desde hace poco tiempo. Además del fenómeno  Podemos, el PSOE tiene un nuevo joven líder que sin duda abrirá oportunidades y esperanza a su partido. IU tratará de no perder su renta política, muy amenazada, intensificando sus esfuerzos sociales y abriéndose a coaliciones como es el Movimiento Ganemos que pretende estar muy presente en las próximas elecciones municipales. Mucho movimiento por la izquierda, que creará sin duda problemas de entendimiento y coordinación. No todo será positivo. El PP es el que menos novedades  presenta una vez fracasado su intento de modificación de la Ley Electoral para elegir al alcalde más votado. Se seguirá agarrando a la bonanza económica como única tabla de salvación y confiar que los múltiples casos que tiene abiertos por corrupción no le estallen entre las manos. No podrá olvidarse de UPyD además de Ciudadanos que pisan con fuerza en  su caladero de votos 

        Aquí en Zamora seguimos de fiesta desde San Pedro, que es lo único que le interesa al PP. Populismo barato que ensucia la ciudad con fritanga y barra libre pero parece que es lo que gusta a muchos  zamoranos. Como noticia resaltable e importante, el triunfo conseguido por los agricultores de Villagodio que han logrado que la Administración Regional haya dado marcha atrás al intento de construir en sus tierras de fértil regadío el  Cylog y el Polígono Industrial. La Junta lo achaca a  razones económicas pero no es cierto; quieren que se pase por alto  que un grupo de agricultores han luchado en la calle, en los tribunales, se han tenido que gastar mucho dinero, han vivido con la incertidumbre durante años, les han incrementado impuestos por la recalificación de sus tierras, han tenido que presentar escritos de rectificación y muchas cosas más. Todo para combatir una decisión absurda, plagada de errores y planteamientos ocultos e interesados. Toda una chapuza administrativa que, como ocurre siempre, pagan los ciudadanos mientras los políticos se van de rositas. En uno más de sus gestos para la galería, la alcaldesa de la ciudad dice que podrían ceder una parcela en el Polígono de la Hiniesta para construir allí  el Cylog. Otra tontería más así como las declaraciones del presidente de la Cámara de Comercio y de la CEOE, siempre acompañantes de piedra del poder   ¿Cuándo aprenderemos?

        Tendremos que tener los ojos muy abiertos ante lo que se nos avecina. No bastará con mirar sino observar, analizar y decidir. Saludos y suerte.



Antonio Gallego
 
 
 
Volver
Subir