Buenos días y buena suerte (24.09.14) - Más sobre cataluña
 
        El proceso independentista catalán ha cubierto en una semana dos pasos previos con resultados contradictorios: el cierre del referéndum escocés por la independencia y la aprobación de la Ley de Consultas en el Parlamento catalán. El primero, como ya todo el mundo sabe, acabó con el amplio triunfo del NO a la pretendida separación del Reino Unido y el segundo fue aprobado por una amplia mayoría de los  representantes catalanes (78,5 %) con la excepción del PP catalán y Ciutadans con lo que queda abierta la pretendida consulta para el 9-N cuando el President Mas la firme. Se confirma en esta votación la deriva que sigue mostrando el PSC que la apoyó a pesar de sus matizaciones siempre ambiguas y equívocas.

        Los comentarios a ambos acontecimientos, en sí mismo contrapuestos, han sido para todos los gustos y cada parte toma lo que le interesa. Para enfriar el asunto y darle en lo posible racionalidad y perspectiva, les resumo el contenido de la llamada Ley de Claridad aprobada por el Parlamento de Canadá en respuesta al referéndum de 1995 en pro de la secesión de la región de Quebec, aunque esta ley podría aplicarse a cualquier provincia de Canadá. En resumen, el dictamen del Alto Tribunal dice que  ni el derecho nacional ni el internacional permiten la secesión de Quebec del resto de Canadá. Sin embargo, el alto tribunal también sostiene el derecho de Quebec a negociar su separación de Canadá, si sus habitantes así lo decidieran por una clara mayoría y respetando los derechos del resto de los canadienses. Más concretamente se especifica que la pregunta idónea debe expresar nítidamente la voluntad de no seguir formando parte de Canadá: algo parecido a “independencia, sí o no”, sin ambigüedades o retorcimientos lingüísticos.  Y aunque evita cuantificar el umbral de la mayoría, se entiende que deberá ser claramente  superior al 50 por ciento: durante la discusión de la ley se barajaron porcentajes del 55 o 60%. Finalmente, y no menos importante, quien decide si la pregunta es correcta y qué mayoría es suficiente es la Cámara de los Comunes, es decir, el Parlamento canadiense y no el de Quebec. Asimismo el Alto Tribunal rechazó de plano la aplicación del derecho de auto-determinación a los habitantes de Quebec y manifestó que ese derecho sólo era aplicable a "antiguas colonias, a los pueblos oprimidos por una ocupación militar o a un determinado grupo a quien se le impida el acceso al autogobierno para conseguir su desarrollo económico, social y cultural". Como habrán podido comprobar las diferencias con respecto al proceso que está abierto en Cataluña son abismales y las condiciones que tiene el pueblo de Cataluña, gracias a la Constitución Española que fue también votada por mayoría en ese territorio, no se parecen ni a una colonia africana, ni están oprimidos militarmente ni nadie les impide su desarrollo ya que tienen una amplia autonomía política, que es la que ahora se busca para Escocia, y su renta per cápita es mayor que la media española.

       Así y todo, a estas alturas, ningún razonamiento servirá para detener a un nacionalista como la mayoría de los que han salido a la calle en la última Diada. La visceralidad ya está a tope y hasta que no aparezcan acontecimientos que nos pongan a todos ante la realidad, con todo el riesgo y la fractura social que ello conlleva, no seremos capaces de buscar otros caminos. Saludos y suerte.


Antonio Gallego
 
 
 
Volver
Subir