Buenos días y buena suerte (28.01.15) - Elecciones griegas
 

        Ya han pasado las esperadas elecciones griegas con un claro ganador previsto por las encuestas: la formación de izquierdas Syriza que ha obtenido el 36,34 % de los votos lo que le otorga 149 escaños y aunque no ha conseguido la mayoría absoluta inmediatamente ya ha llegado a un acuerdo  para gobernar con la derecha nacionalista ANEL, que ha quedado en sexto lugar con un 4,75 % y 13 escaños. En un tiempo record los griegos ya tienen formado gobierno. Una parte importante de ciudadanos han votado por su dignidad nacional ante los excesos producidos por el rescate, personalizado en la conocida Troika (Comisión Europea, Banco Europeo y FMI),  después de seis años de recesión  que sólo ha causado desempleo, corte de servicios públicos y pensiones además de reducir la clase media del país llevando a una gran parte de su población a la indigencia. También estas elecciones han permitido que el tercer puesto corresponda al partido neonazi Aurora Dorada, con un porcentaje cercano al de 2012 (el 6,3%, 17 electos). La entrada de estos partidos ultraderechistas también ocurrió en Francia y Holanda. Cuando las tensiones sociales son tan agudas originan desplazamientos hacia los extremos tanto de la izquierda como de la derecha. 

        Está por ver cómo termina esta queja social de una parte del  país a medio plazo. No hay que olvidar que Grecia tiene  pendiente  obligaciones de gasto por 4 mil millones  en los próximos dos meses y más de 6 mil millones de vencimiento de bonos al final del verano. Asimismo su deuda total con los acreedores, principalmente sus propios socios comunitarios, supera los 300.000 millones de euros que todo el mundo reconoce que son imposibles de pagar. Algo habrá que hacer aunque nadie espera milagros espectaculares salvo que otros países, principalmente del Sur, sigan por el mismo camino. Estoy pensando en España, Italia y Portugal aunque sus situaciones no son tan dramáticas. Grecia por sí sola no tiene fuerza suficiente para cambiar todo una ortodoxia económica generada por la Europa central y el FMI. Ahora bien, es un paso más para ir abriendo una grieta en dicha ortodoxia que está causando mucho sufrimiento social. La  Comisión Europea y en Banco Europeo ya han movido ficha para ir cambiando desde la austeridad extrema a una cierta apertura inversora que necesita insuflar dinero a la economía para reactivarla.

        En toda Europa se han abierto debates e interpretaciones a todo lo que ha ocurrido en Grecia y sus repercusiones futuras. Cada parte toma lo que le interesa en función de su ideología y expectativas a medio plazo. Personalmente me gusta tomar distancia cuando los acontecimientos están tan calientes - aunque no niego que me ha gustado el resultado griego - ya que las cosas acaban de ocurrir y será a partir de este momento cuando empiece el verdadero debate sobre la realidad. Todo lo que está sucediendo en Grecia es comparable y así mismo no lo es. No hace tanto que en Francia también ganó la izquierda y vemos lo poco que han cambiado los principios económicos de austeridad. El partido socialista griego PASOK casi ha desaparecido (4,68 % y 13 escaños)  pero no tiene nada que ver con el PSOE ya que ese partido, más que socialista era de derechas. Comparar a Syriza con Podemos queda muy bien a corto plazo ya que existe un malestar compartido por lo mal se han hecho las cosas, al igual que ocurre con IU, pero la estructura interna del partido griego, formado por muchos grupos,  no tiene nada que ver con la de los españoles, mucho más sólida y coherente, además de que las situaciones económicas son bastante diferentes. Aun así comparten un mismo malestar social y el desprestigio de la clase política por su  corrupción.

        De todas formas, si estas elecciones han causado tanta expectación por algo será. A veces los cambios en las cosas pequeñas acaban creando grandes modificaciones sociales. Lo que sería peligroso es que dentro de la UE se crearan bloques antagónicos Norte-Sur. No podemos olvidar que las políticas económicas llevadas a cabo en los países del Sur antes de la crisis fueron muy diferentes al resto de Europa y que ciertas alegrías ahora las estamos pagando. Grecia fue el peor ejemplo de todos. No podemos si más echar la culpa a otros y quedarnos tan tranquilos. Todos nos necesitamos.

        Salud y suerte.


Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir