Buenos días y buena suerte (8.04.25) - ¡La campaña electoral ya está en marcha!
 
        Ya nadie duda de que todos los partidos políticos, pasada la Semana Santa, se meterán de lleno en las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Los ciudadanos tendremos que soportar campañas largas y tediosas donde el 80 % será comunicación pura y dura para distraer y  nada de verdadera política; recibiremos un montón de mensajes y promesas destinados, en su mayor parte, para no cumplirse. Posiblemente no todos los partidos ni candidatos seguirán la misma táctica de siempre pero los partidos más  representativos  seguirán en lo mismo, en especial el  Partido Popular que parece que ha descubierto, después de sus malos resultados en Andalucía, que el mantra  repetido hasta la saciedad de los buenos resultados de la economía es insuficiente para volver a ganar.  Los ciudadanos prefieren políticas sociales creíbles y claras.

        Por primera vez en mucho tiempo parece que muchos españoles han dejado de creer en las mentiras de siempre y ha estallado una gran indignación en la sociedad debido a la política neoliberal aplicada con todo rigor a la economía por los gobiernos del PSOE y PP así como por los casos de corrupción y prepotencia política. Una parte de los votantes  ya tiene otras opciones  donde mirar como son  Podemos y Ciudadanos.  Así y todo no es seguro que este nuevo mapa político se consolide ya que existe aún una fuerte dinámica social cuyo reflejo más desbocado está en las redes sociales. Habrá que esperar a conocer todos los resultados electorales durante este año y ver cómo se desarrollan las políticas de pactos entre partidos a posteriori. También habrá que esperar a que se consoliden las organizaciones internas de los nuevos partidos que siempre tienen el riesgo de posibles  cismas internos sobre todos en estos primeros momentos donde existe una gran carga ideológica.

        Gracias a este mayor pluralismo político se han vuelto a poner de moda palabras como diálogo y negociación que son bien recibidas por parte de la sociedad española. Parece que la gobernabilidad tendrá que construirse entre varios partidos. Pero como digo, aún queda bastante camino para ver si este nuevo panorama político, lleno de esperanza, se consolida. El paso de tiempo me ha ido trasformando en pesimista, no por capricho o despecho ante lo que me ha pasado  en la vida sino porque siempre he sido un optimista que ha tratado de estar bien informado y eso te acaba llevando al pesimismo.

        Salud y suerte.


Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir