Buenos días y buena suerte (22.04.15) - Seguimos con la mierda
 
        La campaña electoral, como no podía ser menos, está ya afectada por la corrupción. Así llevamos desde hace ya mucho tiempo y sigue el drenaje de la porquería acumulada durante tantos años en el cuerpo político y social, que acaba saliendo por cualquier sitio. De golpe, ha surgido el caso Rato, que ha vuelto a noquear al PP y a parte de los españoles, avergonzados, pero sigue el goteo en otros lugares. Aquí al lado, tenemos la reciente denuncia presentada por Hacienda contra altos cargos de la Consejería de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León por facilitar la instalación de parques de energía eólica a cambio de unos 110 millones en comisiones. Según El País “Rafael Delgado Núñez, alto cargo de la Junta de Castilla y León entre 1995 y 2011 y el hombre clave en las autorizaciones de parques eólicos entre 2004 y 2007, está cercado por Hacienda. La inspección que la Agencia Tributaria en Valladolid ha enviado a la Fiscalía Anticorrupción destaca que, tras dejar la viceconsejería, Delgado recibió 535.721 euros desde Suiza de origen desconocido y que una empresa le pagó la hipoteca y una reforma de la casa y una maraña de relaciones con uno de los beneficiados por la trama eólica”. O sea, el modelo cásico del corrupto. También tenemos la denuncia contra todo el Consejo de Administración de Caja España-Duero por la concesión en 2009 de créditos ventajosos al expresidente de la entidad Santos Llamas que finalmente supusieron un fuerte quebranto para la Caja. La jueza que lleva el caso en León ya está llamando a declarar a los consejeros, entre los que se encuentra nuestro actual presidente de la Diputación y candidato a las próximas elecciones municipales. Nadie sabe cuándo surgirá el próximo escándalo o se presentará la siguiente denuncia pero nadie duda en que sucederá. Precisamente, el hecho de estar en campaña puede favorecer la situación. Confío en que los españoles sigamos indignándonos ante estas noticias y que nos sirvan para decidir nuestro voto.

        Todas las encuestas indican que el bipartidismo está muerto y que tendremos que acostumbrarnos a un escenario de cuatro fuerzas políticas: PP. PSOE, Podemos y Ciudadanos. Con ello se abre un panorama totalmente inédito en España que pondrá a prueba la capacidad de buscar consensos para gobernar a los ciudadanos en cualquier entorno ¡Dura cuestión ya que la historia de este país demuestra que no sabemos hacerlo! Y así nos ha ido.

        El caso andaluz está demostrando lo difícil que puede resultar esta tarea y según como termine se podrán sacar lecciones positivas y negativas. Hasta ahora, las espadas están en alto y nadie quiere ceder. Aún queda tiempo para ello. Lo que nadie puede olvidar, y menos los partidos que representan a los ciudadanos, es que su obligación es encontrar los equilibrios necesarios para gobernar con eficacia sus territorios. El que se pretenda refugiar sólo en su ideología, que puede quedar muy estético, para no llegar a acuerdos, podrá sentir una satisfacción a corto plazo pero lo pagará a la larga. Los ciudadanos normales se lo acabaran reprochando.

        Nos acercamos a la hora de la verdad y ello acabará demostrando la madurez de los partidos políticos: de los viejos, ya que se tendrán que acomodar a los nuevos escenarios, como de los nuevos, que tendrán que ajustar sus propuestas, algunas maximalistas, a la realidad de la gobernabilidad. Será una gran prueba para todos.

        Salud y suerte.

Antonio Gallego
 
 
 
Volver
Subir