Buenos días y buena suerte (27.05.15) - ¡Por fin llegó la decencia!
 
        Pues bien, como decía Emilio Lledó parece que llegó la decencia a España reflejada en los datos de las recientes Elecciones Municipales y Autonómicas.  Los aires de cambio ante tanta indecencia, ampliamente pronosticados, se han cumplido. Bienvenidos sean. Toda España está inmersa en esta nueva etapa a la que seguirá la del pactismo entre los diversos partidos, especialmente los de izquierda y progresistas. Los datos e interpretaciones a nivel nacional los pueden leer en los medios de comunicación nacionales. Yo me centraré en Zamora donde ha ocurrido  igual pero diferente. Me explicaré. También ha llegado el cambio pero rompiendo todos los esquemas nacionales ya que lo lidera un partido casi en extinción, IU,  con el presumible apoyo de un partido de los llamados “casta” por Podemos, el PSOE. En teoría, en esa simplificación de lo que se ha dado en llamar “lo viejo y lo nuevo” de la política aquí el cambio, como posiblemente ocurra en Benavente, lo llevará a cabo “lo viejo”. Esto se ha debido en parte a que Podemos renunció a participar en el debate local reservándose para el escenario autonómico donde ha conseguido un representante por Zamora.

        La situación en Zamora, sobre todo en la ciudad, no se parece en nada a lo ocurrido en España. Gracias a  IU nos hemos convertido en la “Córdoba” de la época de Anguita. Una isla en el desierto lograda por la solvencia de sus líderes locales, encabezada por Francisco Guarido que con seguridad es la persona que mejor conoce el Ayuntamiento de Zamora y que poco a poco ha ido puliendo y forjando su papel de líder natural y real. Es el único que existe en este momento con mucha diferencia ya que el candidato del PSOE, José Luis Gómez, que ha tenido el mérito de hacer que la caída del socialismo en Zamora no haya perdido más votos, está aún pendiente de curtirse ya que no ha tocado aún poder municipal real. Respecto a la candidata del PP, Clara San Damián, creo que no ha transmitido apenas credibilidad, intentando poner en práctica un marketing político algo infantil y superficial, agarrándose a frases llamativas pero sin transmitir contenido como esas de que los empresarios “tendrán puesta siempre una alfombra roja en el Ayuntamiento” o nombrar “un embajador especial para la ciudad” o sentarse en el sofá con vecinos. Le queda mucho recorrido y madurez y si ha ganado en votos se debe al rebufo de su partido. Tampoco podemos olvidar que el legado negativo que le ha dejado Rosa Valdeón ha sido muy importante. En cuanto a Ciudadanos, se puede decir que sólo tenían la imagen proyectada desde fuera ya que en Zamora no habían tenido tiempo para más.

        Nadie niega que el PP ha sido el más votado en la ciudad y provincia, y eso le dará la gobernanza de la Diputación,  pero ponerse  el calificativo de ganador no es correcto ya que eso se logra cuando se consigue  el poder municipal o provincial real que puede venir legítimamente  a través de los pactos entre partidos. ¡Bien que ahora mira sin tapujos a Ciudadanos para asegurar o lograr poder político!

        Estoy plenamente convencido de que el PSOE e IU llegaran a un pacto en Zamora del cual se beneficiarían ambos al consolidar diversas  alcaldías en la provincia. Esta situación no se parece en nada a la de 2007 cuando se intentó entre PSOE, IU y Adeiza, ahora ya desaparecida. La responsabilidad que asumirán es enorme ya que tendrán que demostrar en corto tiempo que se puede y debe hacer una política municipal diferente, más transparente, más limpia y más cercana al ciudadano. Esto es fácil decirlo pero bastante más difícil hacerlo. Que tengan suerte.


Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir