Buenos días y buena suerte (3.06.15) - Llegó la hora de pactar y gobernar
 
        Ya casi se apagaron los ecos electorales y ahora ha llegado el momento del compromiso, del pacto y de tomar decisiones para encauzar la gobernabilidad de Comunidades y Ayuntamientos. Esto es lo que esperan los ciudadanos. En las elecciones de  2011 no hubo lugar para esta segunda fase ya que la victoria del PP fue abrumadora y no tuvo necesidad de negociar con nadie. Ahora todo ha cambiado y,  salvo Ciudadanos, no tienen a nadie. Está sufriendo la soledad del ganador al que nadie quiere en su mesa. Eso ha sido debido a los desgarros sociales que ha causado su política económica neoliberal y a los múltiples escándalos de corrupción que han salpicado y sigue haciendo a este partido de derechas. El argumento de que la marcha de la economía les podría salvar de lo que se avecinaba ha sido puro espejismo porque este único argumento no ha frenado la dualidad que ha causado, ya que por un lado  ha favorecido a los privilegiados pero el resto de la sociedad, que son la mayoría,  aún no sólo la siente sino que la padece y además ha sido quien la está pagado con sus impuestos.  Las cifras de paro y de empleo precario están ahí y la desigualdad social es clamorosa. Y todo ello, enfangado con la corrupción.

Las decisiones que se tomen ahora para definir los pactos necesarios para gobernar servirán para conocer mejor a todos los partidos, especialmente a los que se han dado en llamar partidos emergentes: Podemos y Ciudadanos. Respecto al primero, ahora veremos cuál es su posición dentro de la izquierda, si se acerca a la socialdemocracia que propugna el PSOE o prefiere situarse en la izquierda radical anticapitalista, con cierto carácter populista. En cuanto a Ciudadanos, que también tiene sus indefiniciones, ofreciéndose tanto a derecha como a izquierda, tendrá que fijar su posición política. Al PSOE también le puede afectar el pacto que cierre con Podemos en el sentido de que si se escora demasiado a esa izquierda radical puede hacerle perder votantes que mirarán con más atención a Ciudadanos. El PP se puede encontrar con varios problemas. El primero, debido a la pérdida de poder en todo el territorio, posiblemente se enfrente a una crisis interna como ya hemos podido observar estos días y su acercamiento a Ciudadanos le puede hacer perder el voto de su ala más radical.

Las elecciones generales están demasiado cerca y todos tratarán de no cometer errores importantes que les puedan mermar su posibilidad cara al futuro. Tendrán que  jugar con el tactismo y con la gobernabilidad. Equilibrio no fácil de llevar a cabo.

Salud y suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir