Buenos días y buena suerte (10.06.15) - ¡Vaya semana!
 
        Casi resulta imposible no comentar lo ocurrido la semana pasada en Zamora ligado a la situación política. Todo se precipitó el jueves cuando comenzaron a correr rumores en la ciudad de problemas internos en el PSOE que podrían afectar al deseado pacto con IU para llevar a Paco Guarido a la alcaldía de Zamora.  El día fue trepidante para todos: políticos del PSOE e IU, medios de comunicación y ciudadanos en general.  De hecho, ese mismo día se empezó a formar un frente ciudadano para no quedar impasibles ante la posibilidad de verse frustrado un cambio real de las políticas municipales en el Ayuntamiento y se confeccionó un Manifiesto con convocatoria de una Asamblea Ciudadana para el martes día 10 en la que abordar la situación y analizar los últimos acontecimientos  a fin de tomar posturas ciudadanas.  Ya el viernes pasado se sabía con claridad que los dos candidatos primeros del PSOE a las elecciones, José Luis Gómez y  Mari Cruz López, abandonaban el partido y pasarían al Grupo Mixto, reiterando su apoyo a la candidatura de IU y especialmente al futuro alcalde de la ciudad Sr. Guarido y a su programa de gobierno.

        Todo surgió dentro del PSOE zamorano, que cada vez está más alejado de la realidad, debido a desavenencias internas y acusaciones mutuas, algunas por cierto de mal gusto. Ni se me ocurre entrar en los entresijos de todo ello pero pienso que nadie sale libre de culpa a pesar de las declaraciones generalistas por ambas partes. Los zamoranos sólo esperamos que el PSOE, alguna vez, haga algo por sus convecinos.

        Del susto inicial hemos pasado a una cierta tranquilidad inquietante porque nadie puede predecir lo que puede ocurrir en estos cuatro años  en el PSOE Zamorano, tan equivoco y tan dado a frustrar esperanzas, no solo propias sino ajenas. Habrá que encender alguna vela en esta tierra tan santera.

        El otro asunto de la semana es más prosaico le afecta al PP en Zamora. Se podría decir que es un asunto de “pelas” entre otras cosas. La derecha siempre ha dado mucha importancia al dinero.  Conviene no olvidar que la candidata de PP ganaba unos 71.000 € por su puesto como subdelegada del gobierno en la provincia -¡Vaya barbaridad para un puesto de pura intermediación con mucha fotogenia!- y sin esperar los tiempos mínimos de cortesía  para que se constituyese el Ayuntamiento, el gobierno de Madrid, donde la Sr. San Damián tiene muchas agarraderas, la nombra  nueva delegada regional de la Unidad de Violencia contra la Mujer en la región. La economía particular ya queda equilibrada.

        El escandalo dentro del PP en Zamora estalla con fuerza y como siempre se forman dos bandos: los que se oponen a dicha decisión,  con la actual alcaldesa Rosa Valdeón a la cabeza y, cómo no, los que defienden el nombramiento, encabezado por el presidente del partido en Zamora, Fernando Martínez Maillo. Este último se esfuerza en recalcar que el nombramiento es “f-u-n-c-i-o-n-a-r-i-a-l”, de carrera,  pero sin decir que es un nombramiento de libre designación, es decir, “a  d-e-d-o”. Les corría prisa cubrir el hueco que dejaba la anterior responsable, con el peligro que otro le levantase la oportunidad. No importa que la experiencia de la Sra. San Damián sea anula para esta nueva función. “La pela es la pela” y no se hable más.

        Como decía, esta semana hemos asistido a dos grandes errores en Zamora y eso lo han percibido todos los ciudadanos. La semana ha estado entretenida. Los causantes han sido, por una parte,  el de siempre, el PSOE zamorano, y por la otra el PP zamorano que ha demostrado una insensibilidad social y un egoísmo espectacular. Siguen sin enterase de nada.

        Esperemos no tener muchas semanas tan intensas. Salud y suerte, que la necesitamos.


Antonio Gallego
 
 
 
Volver
Subir