Buenos días y buena suerte (8.07.15) - No sembrar dudas inútiles y algo sobre Grecia
 
        Mi comentario de hoy será sobre el estéril debate que pretende abrir el Partido Popular sobre quién debe gobernar después de los resultados electorales. Ellos defienden que sea la lista más votada pero la realidad es que los que se llevaron  el gato al agua fue la lista que aglutinó una mayoría suficiente para gobernar.

Pero antes de entrar en ello, uno no puede evitar decir algo sobre el referéndum en Grecia donde se ha impuesto el NO a la austeridad que pretende imponer la Unión Europea. Creo que el tema está aún demasiado caliente para su análisis en profundidad y sobre los resultados que provocará en la futura negociación. Los españoles nos hemos sensibilizado demasiado en este asunto porque en parte seguimos sufriendo también las consecuencias de las medidas de austeridad impuestas desde la llamada Eurozona. También porque somos un pueblo de sangre caliente donde nos gustas los extremos. En este asunto se mezclan muchos elementos, todos importantes, como son:

1.- El modelo capitalista neoliberal impone  sus reglas sobre los Estados-Nación. En ninguna Constitución se cita al FMI,  al Banco Mundial, al BCE, a los Tratados de Libre Comercio y sin embargo, muchas veces son los que imponen las normas a los ciudadanos. Nadie los vota pero ellos parecen que son los que mandan.

2.- Existen naciones más rigurosas que otras  sobre sus cuentas públicas y algunas son proclives a endeudarse hasta la cejas como si eso no hubiese que pagarlo. Conviene no olvidar que Grecia ha sido insolvente durante la mitad del periodo que va desde su proclamación de independencia del imperio otomano hasta la actualidad. Alguna culpan histórica tendrán. No nos quedemos sólo en el momento presente.

3.- La solidaridad entre las naciones es un bien de primer orden, no sólo para las europeas,  pero todo tiene su límite.

Volviendo al principio, la contestación a tanta verborrea sobre a quién corresponde gobernar está en la Constitución de 1978 que diseñó y aprobó un sistema electoral proporcional lo que conlleva la formación de Gobiernos plurales o al menos basados en acuerdos entre partidos para alcanzar la gobernabilidad. Tampoco hay que  olvidar el daño que hace a muchos partidos más reducidos el usar la provincia como circunscripción electoral, lo que beneficia a los grandes partidos para obtener mayorías. El elector es la pieza fundamental en cualquier sistema electoral y cuando se consiguen pactos entre partidos se aglutina también una mayoría de electores, lo que resulta más democrático y responde fielmente a la voluntad popular. El que se unan partidos con programas electoras diferentes no invalida que se puedan poner de acuerdo para oponerse al partido gobernante que ha tomado medidas inaceptables para la mayoría de los ciudadanos acompañadas con casos de fragante corrupción.

En toda esta discusión ha existido mucha demagogia tanto desde los partidos emergentes, que muchas veces se han pasado, como por parte de quienes ven amenazado su poder, que se creían que les pertenecía en propiedad. Todo ello ha favorecido debates inútiles.

Ahora es tiempo de gobernar y que los pactos obtenidos, todos legítimos, sean eficaces para los ciudadanos. Por otro lado, nadie duda de que pasar un tiempo en la oposición también es un modo de mejorar la madurez  política.

Salud y suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir