Buenos días y buena suerte (12.08.15) - Cosas del verano
 
        

Durante el verano parece que se puede decir cualquier cosa ya que nadie la retiene en su cabeza y al llegar septiembre todo quedará igual que estaba. No suelo hacer caso a esas declaraciones o a las entrevistas que se conceden en este tiempo estival. Por otro lado, muchas veces son repeticiones de cosas ya dichas o insinuadas pero que siguen en el mismo sitio de siempre.

Mira que llevamos hablando de temas como: reforma Constitucional, supresión de Diputaciones o Consejos Consultivos, transformación del Senado en una cámara más representativas de las Regiones o Autonomías, necesidad de ajustar los aforamientos y algunas cosas más que se me olvidan. Pues ahí siguen y seguirán durante mucho tiempo.

En estos días el Partido Popular parece dispuesto a dejar entreabierta la puerta a  una posible reforma Constitucional. Pues nada, a ver qué pasa pero no confío demasiado en lo que digan.  Habrá que esperar a conocer los resultados de las Elecciones Catalanas para ver que se hace en este sentido. Algunos llaman a este tipo de declaraciones “globos sonda” para ver como caen en otros partidos pero para mí son simplemente actuaciones de mal político que no sabe que decir y se ralla.

Lo que si son realidades que necesitan soluciones estructurales planificadas tanto en financiación como en calendario  de actuación son los problemas de suministro de agua potable en muchos pueblos de nuestra provincia, al igual que ocurre en toda Castilla y León. Resulta triste ver llegar los camiones cisterna suministrando agua, muchas veces no potable, a tantos pueblos año tras año. Desconozco con precisión el tipo de solución a aplicar, que posiblemente sea diferente en cada pueblo. La cercanía a ríos o embalses puede facilitar las cosas; en otros casos habrá que recurrir a la captación de aguas subterráneas. También habrá que construir depósitos y equipos de bombeo pero no se puede seguir más tiempo así con esta solución angustiosa en espera del camión. Se tendrán que involucrar la Junta de Castilla y León junto a las Diputaciones Provinciales. Habrá que consignar presupuestos estables hasta que se solucione el problema y también los pueblos y sus habitantes tendrá que asumir el coste de mantenimiento vía tarifas por consumo. Todos tendrán que poner algo de su parte.

Posiblemente no tenga mucho gancho para los partidos que nos gobiernan solucionar definitivamente este problema endémico, que además está recogido en el Estatuto de Autonomía, ya que afecta a ciudadanos menores como suelen ser los de los pueblos, casi siempre resignados.  Para muchos, vende mejor imagen gastarse dinero en hacer remozar un teatro como el Ramos Carrión que ha costado más de 16 millones de euros y  lleva cerrado varios meses y con un futuro incierto   que solucionar este problemas tan zamorano. Seguro que si preguntamos a la gente sobre prioridades, no dudo cuál sería su respuesta. Hay cosas que ya resultan inaplazables.

Salud y suerte

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir