Año lleno de incertidumbres (7-01-2016)
 
        No sé si nos damos cuenta de cómo ha cambiado este país en un corto espacio de tiempo. El panorama político es muy diferente desde el 20-D y el 27-S. Esta situación abre muchos interrogantes que pueden dar resultados tanto positivos como negativos. Todo dependerá  del nivel de nuestra clase política, lo que abre muchas dudas sobre el resultado final. Salvo el oasis que supuso los Pactos de la Moncloa, nuestra historia está llena de fracasos. 

Los dos grandes frentes que tenemos abiertos son la gobernabilidad del Estado y la situación catalana que parece abocada a repetir los comicios después del veto que la CUP ha puesto a Artur Mas. ¿Pasará lo mismo a nivel nacional? Todo es posible. ¿Cómo reaccionaran los españoles y catalanes ante los nuevos comicios? ¿A qué partidos castigaran o premiaran? Todos son incógnitas. ¿Cómo afectará tanta inestabilidad a la economía y al empleo? Siguen las incógnitas. No tenemos ninguna experiencia previa.

También resulta sorprendente la inestabilidad que se ha abierto en el PSOE nada más conocerse los resultados electorales. Llevan ya mucho tiempo demostrando que lo mejor que saben hacer es meterse en líos ellos solos y eso les hace cada vez más débiles. Lo ve todo el mundo salvo los “barones” del partido. A estos señores habría que buscarle otro calificativo más apropiado ya que el de barones es demasiado generoso y les cae demasiado holgado.

Por todo ello, este nuevo año va a ser caliente y movido. La primera llamada de atención creo que vendrá desde la economía, los mercados y la prima de riesgo, esos entes fríos que solo saben evaluar números con las calculadoras de bolsillo. Veremos qué pasa. Confiemos en que no se nos atraganten las uvas.

Muchos ciudadanos estamos cansados de tantas elecciones, tanto debate político, tantas incertidumbres y tantas descalificaciones. Hemos cumplido votando y los políticos tienen que asumir sus responsabilidades y mirar por encima de sus partidos y sus proclamas. El hastío no es buena para nadie pero como se descuiden se van a encontrar con  ello.

Aún estamos en el periodo de la confianza, de creer que todo es posible y que se llegará a alguna solución de gobernabilidad aunque no sepamos cual. Estamos expectantes y agitados.

A ver si hay suerte.

Antonio Gallego

 
 
 
Volver
Subir