Un Pueblo Traicionado

 
 

        Estoy leyendo el libro del historiador Paul Preston que lleva el titulo de este articulo y reconozco que me está doliendo el alma al leerlo. Comprende una parte de la historia de España (1876-2014) donde la corrupción de los gobernantes, incluidos Reyes y Regentas muy conocidos, y la incompetencia de la mayoría de ellos provocaron un divorcio entre la sociedad y sus dirigentes con el apoyo de la Iglesia Católica y el sistema caciquil que amañaba todas las elecciones con la ayuda de la dura represión ejercida por la Guardia Civil creada por el segundo Duque de Ahumada en 1844.

A los de mi generación nunca nos enseñaron realmente bien la Historia de España. Se concentraba en algunos aspectos de la antigüedad; de la invasión de los árabes con la gloriosa Reconquista se pasaba a los Reyes Católico y la Toma de Granada, seguía con el Siglo de Oro, la Conquista de América y el apogeo militar español. El último gran escritor del Siglo de Oro, Pedro Calderón de la Barca, murió en 1681​, año también considerado como fin del Siglo de Oro. A partir de ese momento, ya casi no existía nuestra historia, salvo el periodo de la Guerra de la Independencia (1808-1814), algo de la pérdida de nuestro imperio colonial en 1898 y se entraba a toda velocidad en el periodo previo y posterior a nuestra Guerra Civil, todo lleno de manipulación y triunfalismo falso. No nos enteramos de la cantidad de monarcas ineptos y atrofiados que tuvimos desde el siglo XVIII salvo pocas excepciones.

Personalmente, ya terminada la carrera universitaria, me empeñé en conocer nuestra verdadera historia a través de lecturas seleccionadas de historiadores competentes. Creo que en general los españoles desconocemos nuestra historia real y en especial la juventud actual. Difícilmente podremos entender nuestros comportamientos y reflexionar sobre lo que somos y lo que nos ocurre sin conocer nuestro pasado.

En este libro del historiador británico se analiza con detalle desde el periodo de laUn Pueblo Traicionado Restauración que, con el fin de apuntalar la Monarquía, Cánovas del Castillo crea un sistema alternativo de partidos apoyado en una total corrupción del sistema electoral, contando con caciques regionales y en la ignorancia e incultura de los españoles, la inmensa mayoría analfabetos. También analiza y detalla los principales corruptos de este periodo situando a Juan March y a Francisco Franco en la cabeza del ranking, señalando que fue durante el Franquismo cuando la corrupción estuvo más institucionalizada. Eso por desgracia lo hemos vivido y presenciado en una parte de nuestra vida. Con la llegada de la democracia no se resolvió totalmente este problema como todos sabemos. En la etapa democrática la corrupción empieza a aparecer en la última etapa del socialista Felipe González. Posteriormente, con José María Aznar, que proclamó que con el Partido Popular no habría corrupción, todo empeoró y ha durado hasta nuestros días y la prueba está en los múltiples juicios abiertos y sentencias condenatorias con personajes conocidos de la política nacional. En estos momentos la Justicia empieza a combatir la corrupción y poco a poco parece que las cosas pueden empezar a cambiar.

Con toda esta negra y larga historia muchos españoles se han podido acostumbrar a una anómala normalidad y no le han dado la importancia real que tiene para la calidad democrática y política. Con la corrupción, cero tolerancia y repudio del partido que la permite y fomenta.


Antonio Gallego
Miembro del Foro Ciudadano de Zamora
31 de octubre de 2019


 
 
 
 
Volver
Subir