Las dos Repúblicas Españolas

 
 

        Hace unos días visité la exposición que se exhibe en la Biblioteca Nacional en Madrid dedicada a D. Benito Pérez Galdós y que lleva por título “La verdad Humana”. Como todo el mundo sabe, Pérez Galdós es uno de los escritores españoles más importantes junto a D. Miguel de Cervantes. Posiblemente mucha gente desconozca, ya que en el tema de cultura e historia este país no está muy fuerte, que el escritor fue candidato en 1912 al Premio Nobel de Literatura y contó con numerosos apoyos principalmente entre los ateneístas, capitaneados por Ramón Pérez de Ayala, pero también contó con la fuerte oposición de los grupos tradicionalistas (derecha política conservadora, clero y caciquismo territorial). Vamos, los grupos ya conocidos de siempre y todo aderezado con el cainismo nacional que aún perdura. Finalmente, Galdós se quedó sin el Premio Nobel.

Mientras leía y observaba las más de doscientas piezas que muestra la exposiciónLas dos Repúblicas Españolas (manuscritos, libros, fotografías, pintura, mobiliario y objetos personales) me fijé en una cartela titulada Revolución de 1868 que, como muy pocos conocen, fue la revolución que destronó a la reina Isabel II, la denominada Gloriosa o Septembrina. A lo largo de los siguiente seis años se establece por primera vez una democracia en España. Durante ese periodo, se ensayó la monarquía constitucional con el rey Amadeo de Saboya (1871-1873) y también un estado republicano con la Primera República (1873-1874). Galdós permaneció en su vida entera fiel a los ideales nacidos entonces, ya que estos cambiarían el rumbo de la cultura española dando lugar a un resurgimiento intelectual gestado y propiciado por movimientos renovadores como el Krausismo y por Francisco Giner de los Ríos.

Esta primera República se desarrolla en un periodo corto del tiempo pues tan solo estuvo vigente durante once meses, entre los años 1873 – 1874, dentro de una etapa conocida como el Sexenio Democrático. A pesar de su brevedad, fueron tiempos de grandes tensiones políticas y sociales, ya que fueron cuatro los presidentes que se sucedieron, numerosos los levantamientos, una guerra en Cuba y la elaboración de una de las Constituciones más modernas que hasta entonces se habían dado, la elaborada en Cádiz. Todo terminó, cómo no, con un golpe de Estado por parte del general Pavía el 3 de enero de 1874, hecho que supuso el fin de la Primera República Española y por ende el final del Sexenio Democrático.

La Segunda República Española fue el régimen político instaurado por segunda vez en España y que fue elegida de forma pacífica y democrática siendo proclamada el 14 de abril de 1931, sustituyendo a la monarquía de Alfonso XIII y perdurable hasta el año 1936. Como mucha gente sabe, terminó con el golpe militar del general Franco que instauró una dictadura que duró 40 años con las consecuencias negativas que todos sabemos y padecimos.

Las dos Repúblicas terminaron con un golpe militar que frustró que España entrase en una normalidad democrática ya consolidada en casi todos los estados europeos. Estos fracasos históricos han dejado una enorme huella sociológica en la sociedad española que de alguna forma aún perdura.

Antonio Gallego
Miembro del Foro Ciudadano de Zamora
Zamora, 29 de noviembre de 2019


 
 
 
 
Volver
Subir