Zamora: la ciudad mutilada
 
 

 

"Cuando penséis en Zamora, no olvidéis su historia ni su tradición?" (Antonio Machado)

Podría haber titulado este artículo "Zamora: Ciudad Patrimonio de las Chapuzas" o "Elenco de los horribles horrores" títulos como ustedes verán de corte cinematográfico para poder llevar a la pantalla todas estas "obras sin misericordia" que el actual gobierno municipal del PP está llevando a cabo a lo largo y ancho de nuestra ciudad, en muchos casos, para vergüenza ajena de sus viandantes? y ante la duda, que les pregunten.
No es ya la Ciudad del Alma que escribía el poeta Claudio Rodríguez, parece más bien, la "Ciudad del Desasosiego", haciendo referencia al libro del luso Fernando Pessoa.
Una ciudad donde los árboles no mueren sino que los matan, a veces por sus agresivas podas, dejando sus ramas como muñones o donde los talan sin más o los abandonan. Y por más que gritemos ni se inmutan. ¿Necesitamos tal vez una baronesa Thyssen, como icono para salvar nuestros espacios verdes y nuestras sombras? Como dato, decirles que en la avenida Príncipe de Asturias, Adeiza ha contabilizado la falta de 130 árboles, donde queda el alcorque solitario o donde, en el peor de los casos, hasta le han echado encima cemento para sepultarlo, tomando como referencia sólo una calle de nuestra ciudad, se pueden imaginar en el resto de calles, en el paseo del río Duero.? la tala sin piedad que se ha venido realizando de árboles y arbustos, como en la plaza del Cuartel Viejo, antes del Corazón de María, plaza que fue referente de muchas generaciones de zamoranos donde jugábamos en nuestra infancia, y que ya hemos denunciado en pasadas ruedas de prensa.
Señores del PP de nuestro Ayuntamiento, no queremos sólo respirar el polvo del cemento y del hormigón de las obras de los Barrios Bajos y de Santa Clara o de la Plaza de la Constitución, por cierto sin el poyo de piedra de la iglesia de Santiago el Burgo, donde se sentaban nuestros mayores a la solana; no queremos que se nos fulmine la mirada con esas baldosas de granito sacadas de "un Todo a Cien de China" y no de las canteras de Sayago, como se nos había dicho en un principio a la oposición municipal y a todos los ciudadanos de Zamora.
Baldosas y adoquines, en muchas calles que están ya levantadas, nada más ponerlas en nuestras calles, ¿problema de las prisas, de la calidad del material, de la falta de experiencia de los profesionales que las hayan colocado? ¿Cuál es el motivo para que esto suceda constantemente en tan diversos lugares de nuestra ciudad? Ejemplos: Paseo de San Martín de Abajo, calle de la Costanilla, calle de San Vicente, la Rúa de los Notarios, calle Divina Pastora, Obispo Acuña? etc ¡paseen y vean!
Quizá se haya colocado un suelo que no es el idóneo, pues aún circulan vehículos por alguna de estas calles mencionadas. Zamora: la ciudad mutilada
La suciedad del pavimento de la calle Santa Clara después de los desfiles procesionales nos permite ver el rastro de cera que existe impregnado por todo el suelo, dando una sensación de total desidia en esta arteria central de nuestra ciudad. Han sido proyectos que han ido modificándose en algunos casos y que nada tienen que ver con las indicaciones y consejos que nuestro grupo político Adeiza les formuló por escrito en ocasiones varias.
Y para qué hablar de los juegos galácticos y horteras de "estos nuevos ricos que van de modernos", con todo el pastón que llegó de Europa y que han reventado en muchos casos sin necesidad de haber hecho actuaciones, que en ningún momento fueron consensuadas con el resto de grupos de la oposición (los futuros niños necesitarán un manual de instrucciones para uso y disfrute de los mencionados juegos de corte futurista).
Son intervenciones urbanísticas desproporcionadas, injustificadas y la mayor parte de las veces no son necesarias, para una ciudad como la nuestra que hunde sus raíces en un pasado y en unas señas de identidad que se han perdido desafortunadamente por la mala cabeza de algunos políticos gobernantes. Dice sabiamente el arquitecto y urbanista Eduardo Mangada que "cuando no hace falta cambiar algo, lo que hace falta es no cambiarlo" y es verdad, en eso consiste la elegancia y el buen hacer de un técnico urbanista, en no acometer obras innecesarias, para no crear tropelías como las que estamos viendo y viviendo a diario, a cada paso que damos, en nuestra ciudad del alma, en nuestra ciudad del desasosiego.
Pregunto, ¿por qué ponen y quitan, cada dos por tres, bancos, muchos de ellos colocados o en cuesta, sin ningún sentido para la contemplación y el reposo? Da la sensación que los asesores del diseño no han aconsejado de manera acertada. No se trata de hacer compras a precios elevados sino de hacer una buena adquisición. Ahí una vez más se han equivocado a nuestro parecer. El grupo de independientes de Adeiza en su momento hizo hincapié en la restauración de este tipo de mobiliario, que podría haber sido restaurado y arreglado por la escuela taller y en cambio hoy está tirado, durmiendo el sueño de los justos en las dependencias municipales que hay a la entrada del Bosque de Valorio, junto a la antigua carretera.
Atentado tras atentado contra el buen gusto. Pérdida absoluta de las señas de identidad que venía teniendo y consolidándose a través de los años: sus plazas (Plaza del Cuartel Viejo, Plaza de San Martín, Plaza de Castilla y León? etc., sus paseos, sus jardines, sus callejuelas de los barrios bajos?).
Se ha cambiado la vegetación natural por el hormigón y la promesa de instalar más que árboles, tiestos de gran tamaño, situados bajo la pérgola que irá en la Plaza de Castilla y León, actual oasis donde resiste una palmera a golpe de sol. Se han ejecutado intervenciones que dan lo mismo para una ciudad que para otra, se trata de hacer clónicos los espacios y de globalizar absolutamente todo, en beneficio de la burocracia y de las empresas estándar y de sus más próximos y allegados comisionistas.
Así hemos perdido el encanto de muchos rincones que sorprendían en nuestra ciudad a quienes la paseaban y existía esa capacidad de sorpresa que hoy queda aniquilada, como digo, por la pasta del cemento y la compra en el stock de empresas de baldosas, que nada tiene que ver en muchas zonas donde se han colocado, con la identidad y el rigor que debieran haber cumplido por ser lugares emblemáticos de nuestra ciudad.
Y veamos en un futuro próximo, pre-electoral, qué nos depara. El puente que tiene "in mente" nuestro alcalde, después de sus declaraciones últimas que no sería del agrado de todos.¡Miedo nos da! O las obras para el aparcamiento del clínico, con la consabida nueva tala de árboles del paseo de Reyes Católicos. ¿Lo vamos a permitir? Nuestro grupo de independientes por Zamora Adeiza, no lo va a permitir. Dejemos por hoy a un lado el profundo mundo de las excavaciones, la actual limpieza en el adarve del Castillo, prólogo del "museo-panteón" para encerrar a Baltasar Lobo y su obra. La apertura de catas arqueológicas, que el grupo de independientes Adeiza solicitamos que se realizaran, dado que podrían encontrarse los restos de la antigua iglesia de San Gil, como así está sucediendo. Por el contrario en otros lugares, plaza de Santiago, los han vuelto a sepultar.
Son tantas las mutilaciones que va sufriendo la ciudad, que daría para escribir varios artículos más. Ejemplos: La reparación y puesta en marcha de las fuentes públicas que no funcionan. La reorganización del caótico tráfico en la ciudad (Plaza de Alemania o Calle de Obispo Nieto, por donde inexplicablemente siguen pasando camiones de gran tonelaje) para ello contar con el colectivo profesional de los taxistas, para escuchar su opinión y tenerla en cuenta y poder corregir el tráfico. Excuso decirles a los lectores cómo está el Casco Viejo de la ciudad, con el cableado sin ocultar, con los contenedores de residuos contra las fachadas de monumentos, con placas de calles repetidas y la falta de otras placas que nos indiquen en que calle nos encontramos, los intensos malos olores? etc.
Desde el Grupo Municipal Adeiza nos preguntamos si existe, y si así fuera, cuál es el verdadero "Proyecto de Ciudad del Partido Popular", no lo sabemos. ¿Por qué no se consensúa con el resto de grupos, la revisión del PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) y el Plan Especial del Casco Antiguo? ¿Por qué no quiere y no nos deja el Partido Popular, replantear y definir, a los grupos políticos que formamos la Corporación municipal, "El Proyecto de Ciudad, antes de que sea demasiado tarde y no haya solución posible ni de presente ni de futuro? La única esperanza que cabe es que no hay mal que cien años dure.


JESUS LOSADA
Fuente: laopiniondezamora.es
Zamora, 31 de mayo de 2006

 
 
 
Volver
Subir