El futuro de nuestra ciudad
 
 

 

En estos últimos meses se están celebrando varios debates sobre nuestra ciudad, Zamora, promovidos independientemente por dos organizaciones sociales, una política, Izquierda Unida, y otra ciudadana, el Foro Ciudadano de Zamora, por donde han pasado ya el partido político citado y el grupo independiente ADEIZA, estando a la espera que lo hagan también, según nos han prometido, el Partido Popular y el PSOE. Siempre son debates incompletos pero positivos ya que sirven para crear conciencia entre los ciudadanos que habitamos esta ciudad sobre sus aspectos positivos y negativos, lo que nos gusta y lo que no, pensando siempre en mejorarla entre todos cara al futuro. Siempre en estos encuentros surge la pregunta básica: ¿Qué ciudad queremos que sea Zamora?. La pregunta es fácil de hacer pero difícil de contestar porque no basta con querer sino también con poder, lo cual va muy unido a las múltiples fuerzas, intereses y posibilidades que nos brinda la economía y el mercado. Para algunos esta pregunta ya está contestada porque tenemos un Plan General de Ordenación Urbana, PGOU, ahora en fase de adaptación después de su anulación por el Tribunal Superior de Castilla y León. ¿Un Plan de este tipo define la ciudad?. Para ello tendríamos que definir previamente cuáles son los aspectos que configuran la definición de una ciudad, que a mi juicio son tres: la vertiente urbanística, la productiva y la cultural, donde juega un papel fundamental su carácter social y humano. Con este marco está claro que el Plan no contesta a la pregunta fundamental ya que contempla sobre todo la parte El futuro de nuestra ciudad. Antonio Gallegourbanística con alguna incursión en los aspectos económicos. Otro aspecto fundamental es quién debe definirla y hasta ahora ha sido principalmente política, con todos los intereses que se pueden esconder debajo de esa palabra. A mi juicio habría que sentar nuevas bases para la elaboración de ese modelo y arbitrar mecanismos para la participación de todos los agentes sociales locales, para conseguir diseñar la ciudad de todos, la que todos queremos. También habría que abordar un tema fundamental que es el del control sobre lo definido. Si usamos como ejemplo el PGOU, una cosa muy distinta es su definición y otra la gestión que se hace día a día, que ahora cae exclusivamente en la fuerza política que lleva la gestión municipal. Todos sabemos que existen planes parciales, negociaciones con los promotores, compensaciones de altura para conseguir otras cosas y, lógicamente, lo que no sabemos o descubrimos más tarde. Bueno, no quiero aburrir demasiado con estas cuestiones técnicas, pero el que las quiera ver de una manera real que de una vuelta por todo lo que es el área de Puerta Nueva, al lado del río y de uno de los cercos amurallados de la ciudad. Lugar a cuidar sobre manera. Allí se hicieron compensaciones, permitiendo volúmenes vergonzosos para arañar un espacio que permitiese construir una pista polideportiva y un parque, más bien pequeño en superficie. En mi opinión, todo lo que se ha hecho en esa zona ha dejado una huella negativa importante para la ciudad, que durará muchísimos años.
Muchas ciudades españolas están intentado resolver este asunto de cómo queremos que sea nuestra ciudad, las posibilidades reales que tenemos y la necesaria participación de todas las fuerzas de la ciudad realizando lo que se llama un Plan Estratégico. Ojo, que eso no garantiza que lo consigamos pero indica que el camino seguido anteriormente para hacerlo no ha conseguido sus resultados, o sí, pero en condiciones que aquí, en Zamora ciudad, no se han dado, por desgracia.
En la actualidad, muchos Ayuntamientos se están planteado otra forma de planificar, incorporando a los métodos habituales, la participación de todos los actores interesados y consolidando una cultura de colaboración entre todas las instituciones, entidades sociales y agentes económicos que estén implicados en el proyecto. Esta forma de planificar es la denominada planificación estratégica participativa y el documento que expresa todo este proceso es el Plan Estratégico. Poniendo un caso real, la ciudad de Lugo, se define su Plan Estratégico de la siguiente manera: "Un Plan estratégico de una ciudad ha de recoger las principales estrategias para su desarrollo socioeconómico. La realización de un Plan estratégico requiere la integración y cooperación público-privada, es decir, entre las principales entidades de la ciudad o con influencia en él. Las estrategias de una ciudad habrán de tener en cuenta sus entornos, que influirán en los escenarios posibles para su futuro. La metodología aplicada ha de propiciar el necesario rigor técnico y la participación comprometida de las entidades con influencia en la ciudad. Un Plan estratégico es un plan de acción, en
consecuencia el compromiso de las entidades ha de explicitarse públicamente y solidariamente con todas ellas. Un Plan estratégico es sobre todo un Plan para los ciudadanos, dado que ellos son los receptores, y que, por tanto, de ellos ha de surgir el principal soporte para su consecución. Un Plan estratégico es, en definitiva, un gran esfuerzo del conjunto de la ciudad, por lo que la persistencia en el tiempo y la flexibilidad en su aplicación son vitales para su correcta ejecución".
Vuelvo a repetir, que no se limita todo a tener una herramienta que nos ayude a hacer mejor las cosas; lo importante es tener la voluntad de hacerlas mejor entre todos.

Antonio Gallego
Miembro del Foro Ciudadano de Zamora

Zamora, 3 de junio de 2006

 
 
 
Volver
Subir