La polémica del desarrollo rural
 
 

 

Hay un viento que sopla con intensidad durante los últimos meses que achaca los problemas del mundo rural de Zamora a los escasos resultados de los Grupos de Acción Local que gestionan la iniciativa LEADER + y el programa PRODER. Se dice, por ejemplo, que los dineros públicos que de manera tan generosa han llegado durante los últimos años no han producido los efectos deseados, como, por ejemplo, detener la pérdida de población que sufren nuestros pueblos. De donde se deduce que la filosofía del desarrollo rural debe cambiar, porque es un error invertir en algo que no produce los frutos esperados. En esta crítica están implícitas, sin embargo, dos creencias erróneas: que han llegado muchos millones para el desarrollo rural y que los fondos públicos son suficientes para cambiar la radiografía negativa de nuestros pueblos.La polémica del desarrollo rural
Fácilmente se puede demostrar que durante los últimos seis años no han llegado tantos cientos de millones de euros para el desarrollo rural como se supone. Las ayudas públicas que ha gestionado cada uno de los Grupos de Acción Local han ascendido aproximadamente a 6 millones de euros. Si multiplican los fondos públicos de cada grupo por el número de grupos que hay en la provincia (un total de seis), el montante asciende a 36 millones de euros, es decir, seis mil millones de las antiguas pesetas para todos los municipios rurales, con las excepciones de Benavente y Zamora. Pues bien, ¿ustedes creen que con esa cantidad se puede hacer una operación de cirugía estética para cambiar el rostro de esta provincia? Yo creo que no. Comparen, por ejemplo, esa cifra (que es para seis años) con el presupuesto anual de la Diputación Provincial de Zamora, que aproximadamente ronda los diez mil millones de pesetas. En un solo año, por tanto, el presidente de la Diputación, Fernando Martínez Maíllo, dispone de más fondos públicos que los Grupos de Acción Local para seis años. Y a nadie se le ocurre decir que con el presupuesto de la Diputación se pueden solucionar los problemas más acuciantes de Zamora: envejecimiento, pérdida de población, insuficiente creación de empleo, carreteras en mal estado, etc. Pero además, estaría bien que se quedaran con la siguiente cifra: los fondos públicos que gestionan los seis Grupos de Acción Local durante seis años (aproximadamente 36 millones de euros, es decir, seis mil millones de pesetas) son infinitamente menores que los casi 15.000 millones de pesetas que reciben los agricultores y ganaderos de Zamora vía subvenciones de la Política Agraria Común (PAC) en un solo año. Como ven, las cantidades son muy desiguales. Sin embargo, los millones de la PAC parece que no tienen nada que ver con el desarrollo rural. Lo cual es un error.

JOSE M. DEL BARRIO
Fuente: laopiniondezamora.es

 
 
 
Volver
Subir