El riesgo está en la pela
 
 

 

Los turolenses se empeñan en demostrar que "Teruel existe", los sorianos se desgañitan al grito de "Soria ¡Ya!" y el Foro Ciudadano de Zamora exige una atención especial para esta provincia del Poniente que se desangra cada día un poco más. Ahora. A buenas horas. Cuando todo apunta a que se nos va a acabar el subsidio catalán, que lo vienen avisando todos los políticos nacionalistas de por allá: "No habrá más dinero para construir autovías gratuitas en las Castillas?", "Las Españas tendrán que arreglárselas solas a partir de este momento?". O sea, que vamos listos. ¿Y qué podíamos esperar de quienes ni siquiera hablan nuestro mismo idioma, salvo para amenazarnos, cuando los ricos que nos son más afines -Madrid, Valladolid y Burgos- nos niegan el pan y la sal? Ya lo dijo no sé quién: es difícil encontrar a un vencedor que se desprenda de sus victorias. Y más arduo aún resulta dar con un ricachón que comparta su fortuna con los pobres. Al menos, voluntariamente. Otra cosa es que los opulentos se vean obligados, a través de impuestos y de leyes, a soltar de vez en cuando algunas sobras. De manera que si no hay obligación, no hay limosna.
Ahí está la madre del cordero de la trifulca catalana que vivimos estos días y que tiene en vilo a los patriotas españoles, cuando quienes más deberíamos preocuparnos somos los desheredados. O sea, los aragoneses de Teruel, los castellanos de Soria o los leoneses de Zamora. ¿Por qué se creen que están tan alborotados políticos socialistas de la talla de Bono, Guerra, Chaves o Rodríguez Ibarra? Son los teóricos portavoces de los descamisados, de los extremeños, de los andaluces, de los manchegos? Que Cataluña se defina como "nación" puede que sea lo de menos, no deja de ser una cuestión semántica, una reclamación simbólica y que no creo que tenga mucha diferencia con el término "nacionalidad", que así viene llamándose hace casi treinta años con la bendición constitucional. El peligro es que Cataluña se haga dueña absoluta de la caja de los cuartos. Ahí es donde de verdad está el riesgo de que se rompa eso que llamamos "unidad de España".
***
Y como queda claro que la solidaridad es cosa de pobres, los representantes de los colectivos "Teruel existe", "Soria ¡Ya!" y Foro Ciudadano de Zamora siguen adelante con su propósito de que el Parlamento Europeo instituya un Día contra la Despoblación y los Desequilibrios Intrarregionales, según acordaron en una reunión celebrada en la capital turolense. Estos sí que no persiguen algo simbólico o un mero invento publicitario y testimonial, como el Día sin Coches o el del Medio Ambiente. Lo que se pretende es conseguir medidas económicas, fondos, euros contantes y sonantes, para corregir el tremendo desequilibrio que existe incluso entre provincias de una misma comunidad autónoma. La Unión Europea tiene entre sus objetivos lograr esa cohesión económica y social entre sus territorios, pero el baremo para medir esa riqueza o pobreza se aplica a las regiones. Si éstas, sus "generalitats" y "xuntas" de gobierno andan metidas en otras guerras y no saben qué es eso de la solidaridad y del equilibrio interno -o no lo practican-, habrá que recurrir a lo que sea. Otra cosa es que nos hagan caso.

Fuente: laopiniondezamora.es

 
 
 
Volver
Subir