Una buena noticia
       
 

 

En mayo del pasado año escribí un artículo publicado en este periódico titulado "¿Cementerio nuclear en los Arribes del Duero?", donde, entre otras cosas, se decía que "en opinión del Foro Ciudadano de Zamora no sólo nos tenemos que preocupar sino que tenemos la obligación de seguir de cerca este asunto, todos, y en especial los municipios potencialmente candidatos a su ubicación. Además, el año 2008 está a la vuelta de la esquina". No ha pasado demasiado tiempo desde entonces pero hay que reconocer que el panorama sobre la posible construcción de un almacén profundo para situar los residuos radiactivos de alta actividad, especialmente procedentes de las siete centrales nucleares existentes en España, ha cambiado bastante sin que todavía se pueda dar el problema por cerrado.
En los momentos actuales, la empresa nacional de residuos-ENRESA-aboga por la posibilidad más realista de construir un almacén centralizado en una de las centrales existentes, concentrando todos los residuos de las otras centrales. Esta posibilidad aún no está decidida pero supone un cambio en la tendencia anterior, por lo cual, nos debemos alegrar todos los zamoranos, especialmente los municipios de la zona de Sayago, donde existían posibilidades para su instalación.
¿A que se deben estos cambios?. Posiblemente un hecho importante ha sido que las dos directivas de la entonces comisaría europea, Loyola de Palacios, sobre la obligación de construir bajo tierra estos almacenamientos así como las medidas sobre seguridad nuclear fueron rechazas por la Comisión Europea. Ante esta situación, el Congreso solicitó al Gobierno que se construyese un Almacenamiento Temporal Centralizado. Otro factor que ha podido afectar es la situación actual de los residuos en las centrales nucleares españolas, dispersas por el territorio nacional, con piscinas ya colmadas y también los costes de los residuos que están depositados en Inglaterra y Francia, que tienen plazos para su devolución a España, y que prolongar su almacenamiento en dichos países conlleva unos costes importantes para el Estado. Por otro lado, no hay que olvidar que Comisión Europea exige que en el 2012 todos los países deben tener decidida la ubicación del cementerio para residuos nucleares de alta actividad. Otro factor significativo es el coste de construir una almacenamiento profundo, cercano a los 500 millones de euros. Finalmente, y es quizá el tema más importante, pueden pensar que la oposición ciudadana será menor en localidades que ya tienen una central nuclear desde hace años, aunque este es un tema que siempre será conflictivo.
Así están las cosas en estos momentos, aún sin decisiones tomadas, pero que apuntan a soluciones que alejan por el momento la posible amenaza de ubicación en nuestra provincia. Este problema de los residuos, desgraciadamente, no se terminará con decisiones de este tipo, a pesar del alivio pasajero que puede sentirse, ya que asistimos a un incremento de las voces que defienden de nuevo la energía nuclear a causa del futuro tan complicado que se nos viene encima en el terreno energético. El modelo de desarrollo occidental necesita la energía como base imprescindible para el crecimiento y el mantenimiento del modelo de vida que nos hemos dado. Así mismo, siempre dentro del terreno nuclear, se están diseñando centrales mucho más seguras, al decir de los técnicos, y se está avanzando mucho en el tratamiento químico de los residuos que permitirá reducir sensiblemente su radiactividad y tiempo de vida. Otro punto de apoyo es la no-emisión de gases de efecto invernadero.
Personalmente estoy en contra de la energía nuclear, a pesar de todos los cantos de sirena que cíclicamente aparecen en el mundo del desarrollo, ya que en estos momentos, los riesgos de su explotación así como los residuos que generan son impredecibles para las personas y para la naturaleza. Por ello, a pesar de estas buenas noticias, como ya decía en el artículo de referencia "siento un cierto pudor por no encontrar razones suficientes para que este problema no le toque a ninguna región de España; todos nos queremos quitar de encima el problema pero estamos en un mundo en que las cosas funcionan así, cada uno tiene que usar su capacidad de presión y la nuestra pasa por la unión de todos los ciudadanos de Zamora, con el apoyo de los municipios de ambos lados de la frontera", debemos seguir expectantes y vigilantes.

Antonio Gallego Rodríguez
Miembro del Foro Ciudadano de Zamora
Zamora, 13 de mayo de 2005

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Volver
Subir