A PROPÓSITO DEL CAMPUS VIRIATO
       
 

 

Desde distintos ámbitos hay una preocupación razonable por el futuro de esta provincia. Las inquietudes hacen que se genere un continuo de opiniones, alarmas, propuestas que persiguen crear una conciencia en los ciudadanos. A veces, por la rapidez con la que se producen los hechos y con la complejidad de sus consecuencias, no queda claro para los ciudadanos cuál es el problema, ni de qué manera interpretar las informaciones que se suceden. Intento aquí, con estos siete puntos, aclarar la cuestión que se debate respecto al Campus Viriato, que desde hace ya muchos meses está siendo analizado y documentado por el Grupo de Educación del Foro Ciudadano de Zamora, para que se tome urgente y clara conciencia de su repercusión para nuestra provincia.

PRIMERO.- La reforma de la educación universitaria es imparable. Es un proceso que se está llevando simultáneamente en todos los países de la Comunidad Europea. Los plazos para las decisiones están firmemente marcados. Ya están publicados los Reales Decretos que fundamentarán los cambios en España.
Por lo que: Al contrario que con otras reivindicaciones, los responsables políticos y sociales no pueden escabullirse justificándose en lo que sí o no hicieron las anteriores Administraciones. Zamora parte, como todos los Campus y Universidades de España del mismo punto de incertidumbre.

SEGUNDO.- La reforma, además de suponer cambios en los modos de impartir la educación universitaria, establece que todas las carreras tendrán dos ciclos: Grado y Postgrado. Para obtenerlos habrá que conseguir un total de créditos (ECTS) que, según la carrera, vendrá a suponer dos / tres años para cada ciclo. El título de Grado habilitará al estudiante para la vida laboral. El de Postgrado tendrá carácter de especialidad (Master) y le permitirá el acceso a un tercer ciclo de formación avanzada (Doctorado).
Por lo que: Las carreras que se estudien en el Campus deberán contener todos los ciclos, cualquier otra fórmula lo devaluaría.

TERCERO.- El título será equivalente al de cualquier otra universidad de la CE, pero llevará adjunto un informe de cómo ha sido la formación de ese titulado: cursos, trabajos, experiencias en las que participó para formarse y qué universidad se los dirigió.
Por lo que: Zamora no puede desvincularse de la Universidad de Salamanca, nuestros estudiantes deben beneficiarse del "pedigrí" de esta Universidad y de la calidad que avalará, sólo con su nombre, los procesos de aprendizaje.

CUARTO.- La reforma obliga a reducir el número de titulaciones. Dejará de haber, posiblemente, en lo que atañe a Zamora, tantas ingenierías como las que existen en la actualidad. El Título de Grado tendrá carácter troncal para todas y en el Segundo Grado será cuando el alumno se titule en una de las tres o cuatro ingenierías que queden. Esto se empieza a definir el próximo mayo.
Por lo que: La Universidad de Salamanca decidirá, los próximos meses, qué carreras se estudian y dónde. Nuestro Campus ha de competir con los de Bejar y Ávila, más la propia Salamanca, en lo que se queda y en lo que se va. Y eso es ahora, a partir de mayo. Una vez que se tomen las decisiones no habrá vuelta atrás.

QUINTO.- Para esta decisión, que tomará la Universidad de Salamanca, se considerarán razones objetivas: nuestras instalaciones son nuevas, muy fáciles de adecuar al nuevo modelo de tutorías, bien dotadas y tenemos más alumnos que Ávila y Bejar juntos. Por otra parte nuestras comunicaciones son bastante mejorables, y el futuro poco halagüeño que tiene la provincia puede hacerla poco atractiva para los Doctores y Profesores Titulados que se necesitan. Pero para esta decisión también habrá razones subjetivas: económicas y políticas.
Asimismo, una vez conocida la relación de titulaciones futuras, se podrá evaluar qué titulaciones nuevas que no existen en la Universidad de Salamanca podría compensar luchar por impartirlas en Zamora, buscando una sintonía con las posibilidades de desarrollo de esta provincia.
Por lo que: O los agentes políticos y sociales toman conciencia de que el Campus puede ser la última esperanza para Zamora, y se implican ya, y se movilizan, por fin, fuera de cualquier papanatismo, y allá donde llegue su mano muevan e influyan, o Zamora perderá el último tren y quedará varada para siempre.

SEXTO.- Esta reforma supondrá que no todas las carreras que se imparten ahora en el Campus permanezcan.
Por lo que: Sería importante que se quedaran aquellas que más estudiantes puedan asentar; que fueran carreras atractivas, pues la movilidad de estudiantes que va a permitirse puede traerles de otros países o comunidades; que la Universidad de Salamanca se preocupase de que tuviera un profesorado y unos recursos de calidad; y que el entorno ecológico óptimo de la provincia facilitara la creación de nuevas titulaciones relacionadas con nuevas profesiones e investigaciones de vanguardia.

SÉPTIMO.- La reforma propone que la universidad debe participar en el desarrollo de la comunidad en la que se encuentra, verse implicada en su progreso y cercana a su tejido industrial para que los alumnos cuenten con experiencias significativas de formación. Mal intencionadamente interpretada esta cuestión, Zamora no tiene tejido industrial. Cuando el entorno del Campus no sólo es Zamora, como no lo es sólo Salamanca de su Facultad de Medicina.
Por lo que: El Campus no debe acomplejarse, todo lo contrario, su entorno es toda la Comunidad y por tanto su tejido industrial es el de toda la Comunidad. Consígase de una vez que se acorten las distancias que sean necesarias y eso le dará un plus añadido a nuestro Campus. Los ciudadanos deberían también implicarse por mejorar cuanto puedan el entorno colaborando con las instituciones locales en cuantas iniciativas se consideren oportunas, exigiendo que se invierta en educación.

Creo que queda clara la necesidad de tomar conciencia inmediata del problema. Advertir que los próximos meses pueden ser definitivos. Que aunque de esta reforma este prevista su conclusión en el 2010, es ahora cuando se están tomando las decisiones importantes y creo que esto muchos lo ignoran. Animo a quienes desde distintos ámbitos incluyen como reivindicación nuestro Campus, profundicen en los contenidos de la reforma porque descubrirán que no existe justificación objetiva para marginarlo, y a la vez adecuarán a la realidad las propuestas que dirijan a los ciudadanos. Creo que es el momento de ser extraordinariamente serios y exigentes. Y el de actuar ya.



Fernando Martos Parra
Miembro de Foro Ciudadano de Zamora

Zamora, 24 de febrero de 2005.

 
 
 
 
Volver
Subir