El cuento de los dos puentes
 
 

 

De nuevo en la prensa de Zamora menudean los comentarios sobre la ubicación del puente a construir. Noticias y comentarios ambiguos que parecen obedecer a la conocida estrategia del "globo sonda". Así el alcalde dice de nuevo que en pocos días habrá noticias y deja caer un par de criterios que afirma serán fundamentales: El desarrollo urbano previsto en el PGOU y los estudios de los fluidos de tráfico y su destino a su paso por los puentes actuales. Igualmente se dejan ir comentarios o rumores en los que se afirma que el alcalde anunciará la ubicación definitiva de "los dos puentes prometidos" y la decisión de cuál se construye primero. También la FAVE (cuyo presidente nos engañó en su día afirmando que disponía de 8.000 firmas apoyando la solución Entrepuentes) aparece acosando a los miembros de la oposición por ser eso: Oposición. Y algún columnista frivolizando con el retraso causado e ironizando de paso con el protagonismo de un ingeniero zamorano y la Plataforma que encabeza. Ya conocemos, de algunos, sus ánimos al alcalde para que salga de "ésta" utilizando la estrategia de "los dos puentes".

Desde una visión puramente técnica, los dos elementos que maneja ahora el Acalde y que parecen dirigidos en apoyo de la ubicación Entrepuentes o incluso, como también se rumorea, entre el Puente de Piedra y Olivares, no tienen trascendencia significativa, porque, como ya se ha argumentado múltiples veces, el problema es que los flujos de tráfico en la margen derecha no tienen salida razonable y necesariamente van a parar al vial del Puente de Hierro o a Trascastillo. Es tan de sentido común que muchas gentes de los que le apoyan políticamente afirman no estar de acuerdo con él en esto. Claro que siembre cabe que tengan la ocurrencia de perforar la ciudad. Sería de risa, pero ya nos hizo reír -o llorar- Antonio Vázquez hace años con su propuesta del túnel en la Av. de Portugal.

Hace ya varios meses que nos vienen diciendo que es inmediato el anuncio de las propuestas de Manterola. Hemos de preguntarnos quién lo retrasa y por qué. Lo cierto es que a la opinión pública solo han llegado rumores, la oposición no parece tener información fiable y los zamoranos, incluidos los 14.148 firmantes en apoyo de una solución aguas abajo, esperamos con desespero. Tal vez con la estrategia de "la eterna espera" se intenta que la opinión pública culpabilice del retraso a los que defendemos la ubicación aguas abajo.

El Alcalde parece haber decidido ganar tiempo hasta que llegue el momento políticamente oportuno para, apoyándose en la FAVE, en los datos de un dudoso -por interesado- estudio de tráfico y sobre todo en el anuncio de la ubicación futura de un "segundo puente" (seguramente con un estudio que parezca convincente), plantear de nuevo la solución Entrepuentes. De momento esconde descaradamente sus cartas. La incógnita es cuál es el papel en este juego de un técnico de tanto prestigio como el Sr. Manterola.

El cuento de los dos puentes no debe confundirnos. Se trata de un puente. El puente. El que prometió el PP. El que ubicó erróneamente. El que, después del informe de la Comisión de Patrimonio y del clamor popular, merecía un alcalde con más cintura política, capaz de rectificar y de ponerse a la cabeza de los que han planteado una solución razonable. Tiempo y oportunidad ha tenido. Un buen político lo hubiera hecho.


Santiago Fernández
Barcelona 02.03.2005

 
 
 
 
Volver
Subir