Sobre Ferias
       
 

 

Recientemente se ha celebrado en el ente ferial de IFEZA una nueva feria denominada Innovaduero y ya han surgido críticas serias desde los grupos políticos PSOE y IU en dicha institución sobre el modo de organizar este evento y la necesidad de tener cifras reales de gasto, visitantes, empresas participantes y cifras de negocio realizado. Como ciudadano de a pié quiero reconocer el esfuerzo que ha realizado la Diputación y su actual presidente para recuperar dicho edificio y tratar de convertirlo en un futuro embrión de Ente Ferial que dinamice la economía de nuestra ciudad y provincia. Baste para ello sólo recordar la actuación nefasta de la anterior presidente Pilar Álvarez como elemento de comparación. El esfuerzo económico que ello ha supuesto a la Diputación, en detrimento de dedicar dichos dineros en otras necesidades de la provincia, ha sido importante no sólo por el estado en que se encontraba el edificio después de años dedesidia y abandono sino también porque todas las ferias IFEZAorganizadas han supuesto unos gastos cuantiosos a la citada institución ya que la casi totalidad del coste ha corrido a cuenta de la Diputación, con ayudas de la Junta de Castilla y León. Esta situación se debe entender como necesaria durante algún tiempo porque no es fácil crear y consolidar un ente ferial nuevo en nuestro país, lo cual no impide informar con exactitud y rapidez de las cifras básicas ya citadas y exigidas por la oposición política, en su función de control.
De nuevo conviene reflexionar sobre algunos principios básicos relacionados con la organización de ferias, que es necesario no perder de vista para saber si estamos alcanzado el objetivo de tener un Ente Ferial que funciona o lo estamos convirtiendo en un escaparate político, con unos gastos cuantiosos, que penalizarán a todos los zamoranos, y que no evitarán el fracaso de lo que se pretendía construir. La primera reflexión es no dejarse confundir con los visitantes: en una feria hay que distinguir entre expositores, visitantes profesionales y publico en general. El éxito se mide por los dos primeros y menos por la asistencia de público sin otro objetivo, no desdeñable, de mirar. Esto es necesario recordarlo porque puede existir la tentación política, para ocultar la verdadera realidad, de intentar llenar el recinto fundamentalmente con público, que es fácil atraer con cualquier reclamo o incentivo, para justificar que la feria ha sido un éxito.
Otros epígrafes importantes son los contactos comerciales y las cifras de negocio que se han realizado. Una Feria es marketing y negocio, y esto hay que conocerlo y compararlo. Por cierto, para ello es imprescindible que las diversas ferias tengan su periodicidad, que permita compararlas con el evento anterior. Si el objetivo es hacer un puzzle de ferias diversas, no estaremos consiguiendo ningún objetivo y todos los gastos siempre saldrán del mismo sitio, la Diputación.
La composición y porcentaje de participación de las instituciones del Ente Ferial es otro de los elementos a tener en consideración. En casi toda España, en los diversos entes fériales, además de instituciones públicas participan también privadas: básicamente Cámara de Comercio o Agrupación Empresarial y una Entidad Financiera. En el caso del de Zamora ocurre lo mismo pero es hay que analizar los porcentajes de participación ya que en algún caso, para entidades privadas, los porcentajes son más bien testimoniales y en otros casos son significativos. Hay que evitar que los acompañantes privados estén sólo a modo simbólico, de imagen y lo sean más como verdaderos emprendedores que creen en el proyecto y que indirectamente acabaran también recogiendo sus frutos si el objetivo se cumple.
Por último, hablemos de la gestión. Este tipo de eventos tiene que tener una gestión realista y profesional para lo cual debe de salir del ámbito de la política. Es cierto que en un principio no se puede evitar, al menos hasta que no se consiga consolidar el proyecto, pero no debe de prolongarse demasiado.
Nadie duda que el conseguir que Zamora se convierta en una ciudad ferial es importante pero para ello debemos de huir de los triunfalismos a corto plazo, muy politizados, y trabajar con seriedad, constancia e información, que debe ser siempre conocida por todos para que nos impliquemos y mejoremos el proyecto.

Antonio Gallego Rodríguez
Miembro del Foro Ciudadano de Zamora
Zamora, 24 de junio de 2005

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Volver
Subir