Viveros de Empresas
       
 

 

Encabezo el artículo con este desafortunado título que se ha puesto de moda en España y que aquí, en nuestra provincia, está últimamente apareciendo en los medios de comunicación debido a los dos proyectos en marcha tanto por parte de la Diputación, para instalarse en la remozada zona de la Aldehuela, como por la Cámara de Comercio, que desconozco su posible ubicación futura. Personalmente entendía que un vivero, siguiendo el diccionario de la lengua, era fundamentalmente un lugar donde se reproducían plantas y vegetales o donde se criaban peces y cosas así. La palabra vivero siempre va ligada a un resultado seguro, ya sea de plantas u otros animales, con lo cual, la misma expresión aplicada a empresas, a mucha gente le puede sonar a una abundancia de resultados, en este caso de empresas, y eso sería un error. Parece más normal haberlos llamado Centros de Desarrollo de Empresas. Pero no olvidemos que la elección de estos nombres tan rimbombantes no es inocente. Suenan a palabras mágicas que resolverán nuestros problemas sólo con nombrarlas. ¡Cuantas veces hemos visto estos espectáculos!.
En principio hay que decir que estos proyectos ya llevan muchos años desarrollándose en nuestro país y en casi todas la Comunidades o Regiones. No todas las experiencias han sido positivas. La incorporación a esta iniciativa por parte de estas dos Instituciones zamoranas no presenta novedad alguna lo cual no quita mérito a la iniciativa y mi deseo personal es que acabe a medio y largo plazo funcionando.
Quisiera hacer algunas consideraciones personales sobre estos proyectos, que no dudo que se las hayan ya planteado las dos Instituciones que piensan liderar su puesta en marcha. En primer lugar, un vivero de empresas debe apoyarse previamente en la cultura emprendedora de los diferentes colectivos de la provincia y seleccionar ideas que puedan llevarse a la práctica posteriormente. Hay que reconocer que la cultura del riesgo empresarial es bastante pobre en Zamora lo cual no nos debe de desanimar en seguir por esta línea, simplemente nos obliga a intentar cambiar estas percepciones. También es importante contar con expertos que analicen y tutelen los diversos proyectos y planes de negocio aprobados además de una logística en lo referente a información y asesoramiento jurídico, información sobre ayudas, subvenciones o líneas de crédito privadas a los que pueden acogerse así como otros servicios en gestión empresarial.
Otro punto importante sería el apoyo firme y negociado con instituciones privadas y empresas punteras en los temas que puedan desarrollar estos viveros. La visión privada es fundamental para tener una perspectiva realista del mundo en que se mueven los mercados. Con tutelas sólo publicas, los riesgos de eficacia quedan muy mermados. También es importante asegurarse acciones formativas de corta duración así como seminarios monográficos y encuentros sectoriales.
Con todo ello, el tema de construir un edificio para este fin dotado de servicios comunes tanto en comunicaciones (Internet ADSL, fax, teléfono) y gestión (secretaria, fotocopiadoras), con cesión a bajo precio a empresas, es quizá lo menos importante para el éxito del proyecto aunque necesario. Asimismo, la selección de proyectos debe no estar contaminada de la manoseado política, tan utilizada siempre en las decisiones ligadas a ciertas instituciones.
Otro punto que me interesa especialmente resaltar sería la ligazón entre estos proyectos y los Campus Universitarios cercanos, en este caso el de nuestro Campus Viriato y la Universidad de Salamanca. En muchas de las experiencias en marcha, es bastante normal este vinculo, siguiendo la filosofía de transferencia tecnológica entre Universidad y Empresas. La Universidad debe cambiar su rol hacia una universidad emprendedora, al igual que las empresas, especialmente PYMES, deben introducir en sus proyectos el concepto de cultura innovadora en sus ámbitos empresariales. El Campus Viriato cuenta con especialidades técnicas de la alimentación, de la construcción y la informática que podrían ser básicas para animar a emprendedores a mirar a nuestro Campus como apoyo a sus iniciativas. Sería importante que la Diputación, que parece que quiere apoyar los productos ecológicos y los relacionados con los productos agrícolas, tan importante para nuestra provincia, reservase un número de los potenciales proyectos, a aquellos que tengan en sus bases de desarrollo esta relación empresa-universidad.
Hay que denunciar de nuevo en que lo más sencillo en estos tiempos es conseguir dineros para construir edificios e instalaciones y lo más difícil es poner en marcha los proyectos asociados, donde es necesario tener conocimiento, ideas claras de las prioridades y de defensa a las mejores ideas siempre acompañadas de proyectos reales y trabajados. Tenemos muchos ejemplos en esta provincia que nos deberían hacer flexionar para acertar a encontrar el buen camino ante este inicio de los nuevos proyectos, los llamados Viveros de Empresas.


Antonio Gallego Rodríguez
Foro Ciudadano de Zamora

Zamora, 31 de agosto de 2004.


 
 
 
 
Volver
Subir