Debate Educación para la Ciudadanía (20-02-08)
       
       
Debate Educación para la Ciudadanía. FORO CIUDADANO DE ZAMORA

 

 
Roberto Caramasana. Secretario Nacional de la CONCAPA
     
 
Jesús Murias. Secretario Federación Provincia de AMPAS de Zamora y Presidente de dicha Confederación en Castilla y León
     
 
Basilio Alvarez. Director Colegio Corazón de María de Zamora y Secretario Regional de la FERE
     
 
Joaquín Posado Valdueza. Miembro de la Liga Zamorana de la Educación y de la Fundación CIVES
     

Roberto Caramasana: Agradece la invitación del Foro. En principio estuvieron en desacuerdo, al igual que el Consejo Escolar de Estudiantes, cuando salió la proposición de la asignatura Educación para la Ciudadanía, que emitió un informe negativo. Entonces se quedó la Administración sola. Siguen estando en contra, entre otras cosas, ya que transversalmente se estaba enseñando bien a los chicos. La asignatura, que es obligatoria, no tiene objetivos y contenidos claros. Tampoco es cierto que Europa obligue a ello, sólo hace recomendaciones. En Europa se orienta de distintas maneras dependiendo de los países. Por ejemplo, en Finlandia es el respeto a la naturaleza, en Noruega el respecto a Dios; la cohesión social en los Países del Este, por no hablar solo de Francia e Inglaterra. En Islandia es la ética cristiana y la cooperación democrática. En Alemania, en el Land de Renania, es el respeto a Dios. Hay otras maneras de verlo. No son partidarios por varios asuntos: 1.- Porque es obligatoria y debiera ser voluntaria como ocurre con la religión. Que lo elijan los padres que quieran. 2.- Toca el tema de la moral, cuya única responsabilidad es de los padres como formadores y educadores de sus hijos. Ahora resulta que en la Formación Profesional no se estudia esta asignatura con lo cual existe una clara desigualdad con otras enseñanzas. Por otra parte, si los Colegios Concertados pueden adaptar el contenido de la asignatura a su ideario, se va a producir una clara división ya que unos centros van a dar unos temas y otros no, al igual que pasará con las Comunidades Autónomas. En Cataluña, por ejemplo, en algunos libros, los temas de la Constitución no se estudian como en otras Comunidades. Con los contenidos de los libros de texto pasa lo mismo, con lo cual todo esto puede acabar en un enfrentamiento entre centros dependiendo de la ideología que tengan y de su titularidad. Algunos libros, según su opinión, se están metiendo en algo que es consustancial con los padres, que son los únicos educadores que deben decir como educar y en donde a sus hijos. Desde el Ministerio se dice que ya no hay problemas ya que la asignatura se puede adaptar al ideario pero no está tan claro ya que en algunas comunidades como la de Castilla y León han sido devueltos por no adaptarse al currículo nacional. Por todo ello, no se sabe muy bien qué es lo que va a pasar, si habrá una asignatura, dos o 17 según las CC.AA.
Hay varios textos y cada uno apoya el que le interesa. Ellos no aprueban a los que se meten con la moral, que es responsabilidad exclusiva de los padres. Algunos están muy radicalizados en algunos temas como es el de la sexualidad. Otro tema importante es la evaluación, que siempre ha sido por conocimiento. En esta asignatura no sólo será por eso sino también por las aptitudes y comportamiento ¿Cómo se puede avaluar este tipo de asignatura? El Ministerio ya ha afirmado que quién no la haga no podrá titularse cuando resulta que en el Bachillerato casi con 4 asignaturas se puede uno titular. ¿Se va a suspender al que haga objeción si tan siquiera se ha examinado? Hay muchas lagunas en esta asignatura. No aúna, todo lo contrario, separa. Le preocupa mucho la situación que se produce en los Centros Concertados, con porcentajes altos de familias católicas, que no quieren esta asignatura en su centro. Deja el tema abierto para el debate.

Jesús Murias: Da las gracias al Foro por su invitación. Esta asignatura tiene como objetivo que los estudiantes salgan siendo unos ciudadanos responsables, libres y con criterio propio y esto se hace desde el papel que le corresponde a las familias, a la escuela y al sistema educativo. No se interfieren sino todo lo contrario, deben trabajar coordinados y juntos. Se ha abierto un debate que no debería haberse producido. En otros países de la UE donde se imparte esta asignatura, unos trece, esto no ha ocurrido y en el resto, dentro de la trasversalidad, pero insistiendo en la importancia que tiene esta materia. Aquí ha habido un debate falso, interesado que no ha servido para aclarar nada, todo lo contrario. El ponente muestra un dossier donde ha recogido lo dedicado a esta asignatura desde marzo del 2007, cuando fue presentada por el Ministerio y su pase por los diferentes órganos consultivos del Estado. En estos Órganos hubo algunas reservas pero para eso están. En este proceso ha habido a veces demasiado protagonismo por algunos pero prefiere centrarse en el ámbito educativo. El ponente da un repaso a varios conceptos importantes ¿Qué se entiende por educación? Con ello se pretende, mediante una serie de procesos formativos, la socialización del individuo para que desarrolle su capacidad como persona y sea capaz de actuar en sociedad como miembro activo de la misma ¿Quién no quiere esto? También analiza que se entiende por ciudadanía: en su sentido más amplio, es un capital cultural básico y activo, competente y necesario para moverse en la sociedad, para integrarse y participar en la vida colectiva sin riesgos de exclusión ¿Es malo para nuestros hijos que les enseñemos a tener criterio propio y poder enfrentarse a la sociedad donde deben vivir con toda su problemática? Todo esto se trata de enseñar en la asignatura EC, que es lo que dice la Constitución en su artículo 27.2 donde nos recuerda que la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento y respeto de los derechos humanos ¿Es esto peligroso? Son interrogantes que deja sobre la mesa. ¿Qué nos mandata la UE? Es cierto que mandata no obliga. Somos miembros de dicha Comunidad y debemos de hacer el mismo esfuerzo que ellos han hecho o están haciendo. En el Comité de Ministros del 2002 se declaró como esencial promover una sociedad libre, tolerante y justa con el contribuyente para defender los valores y principios de la libertad, el pluralismo y los derechos humanos bajo el imperio de la Ley, que son los fundamentos de la democracia. Ellos no han tenido ningún problema. Nos olvidemos que en el 2010 tenemos que converger con Europa en Educación. Nuestros hijos deben de competir con ellos en igualdad ¿Cómo lo vamos hacer si rechazamos competencias que ellos están desarrollando, como es la 5º que se refiere a competencia social y ciudadana? Todo esto es independiente del Gobierno que tengamos. Si acaba gobernando el Partido Popular también lo tendrá que hacer. Debemos de trabajar con seriedad juntos familias y docentes. El ponente cita el libro Educación para la Ciudadanía del sacerdote Joaquín Garcia Roca, que a través de muchos argumentos, apoya que esta asignatura se imparta en la escuela. El espacio de la escuela y la familia se complementan y se necesitan, nunca se contraponen. No se puede afirmar que la familia es la única que tiene potestad y capacidad para educar en valores y ciudadanía a sus hijos. El Estado está obligado a preocuparse por los jóvenes en valores de ciudadanía. No confundamos y entre todos construyamos ciudadanía que es labor de las familias, el sistema educativo y el Estado.

Basilio Alvarez: Agradece al Foro su invitación a este debate. Representa a dos organizaciones: La Federación Española de Religiosos de la Enseñanza en Castilla y León (FERE) y a la patronal Educación y Gestión. Dentro de FERE están los colegios regentados por instituciones religiosas, de ideario católico, y centros diocesanos. Otros movimientos como los Legionarios o el Opus Dei están en otra patronal que se define como aconfesional. Los centros de la FERE en Castilla y León suponen el 29 % de la enseñanza; si se suma la otra patronal, se estaría hablando de 33 %. Son, por lo tanto, organizaciones con mucho peso en este sector ¿Cuál es su actitud frente a esta asignatura? Nunca dijeron que no a Educación para la Ciudadanía (CE) sino que se opusieron a esta Educación para la Ciudadanía por dos motivos: por inadecuada y por arriesgada, que iba a generar lío, como ha sucedido. Es inadecuada porque en sus centros, desde siempre, han educado a sus alumnos para ser ciudadanos y sobre todo han educado en valores. Por ello, han sido a veces criticados. Lo hacían de forma trasversal, en la hora de tutoría. Por eso consideraban que era innecesario cargar más el horario ya que la tenía en su currículo, en el visible y en el oculto. Tienen claro, pues, que sí quieren formar ciudadanos, también educar y cumplir con la normativa vigente siempre que no se meta en cuestiones esenciales, que están en la Constitución. Votaron en contra en el Consejo Escolar porque la primera versión que se presentó no cumplía con ello. Pero una vez que se aprobó, FERE se ha puesto a trabajar, al margen de estar en plataformas Anti LOE. Hay que sentarse con el Gobierno y trabajar en conjunto, para cumplir la Ley y mejorar los contenidos para no forzar la conciencia de la gente y porque en democracia hay que dialogar. Gracias a ellos se cambiaron bastantes cosas. Afirma que en Educación se necesita un pacto ya que no se puede estar continuamente peleando, no estar unidos. Todo ello lo acaban sufriendo los chicos, que están desorientados y sin norte. Decía antes que esta asignatura era arriesgada porque había contenidos que violentaban la conciencia de la gente. Esta idea del pacto siempre la han defendido y fue el lema fundamental en el congreso para celebrar su 50ª Aniversario.
Todos los profesores de la enseñanza saben que hay una normativa básica, que se concreta en la CC. AA y después en los centros, que forma el currículo. No se adapta ni se manipula nada. Lo puede hacer cualquier centro que tenga un ideario. La FERE siempre ha enviado un mensaje tranquilizador a los padres porque tienen claro que EC van a dar y que no van a violentar la conciencia de nadie y van a cumplir la normativa. Por ello ha confeccionado una guía y a seguir trabajando.
Ellos no han potenciado la objeción de conciencia, pero no están en contra. Si en algún centro los padres la presentan, ellos harán la tramitación prevista sin más. No quieren estar en debates estériles porque su objetivo es educar y defender sus centros e ideario. La situación actual, en sus centros, está tranquila. Resalta la importancia que tiene los temas de conciencia, que ha sido muy importante para la Iglesia, por eso consideraron en su momento que esta asignatura podría ser arriesgada. Añade que a la Iglesia siempre se le ha criticado muchas cosas en España pero cree que ante un panorama religioso tan amplio como hay hoy día en nuestro país, no son con mucho los peores. Plantea como un musulmán un tanto radicalizado se enfrentará a ciertos conceptos que incluye esta asignatura, cuando no dejan ir a las niñas sin velo a clase o no asisten ciertos días de la semana ni van a la clase de gimnasia.

Joaquín Posado: Muestra un libro de Adela Cortina, catedrática de Ética, titulado “Hasta un pueblo de demonios, ética pública y sociedad”. En él están algunas de las claves que le gustaría hoy transmitirnos. Agradece a Jaime Santo Domingo y al Foro la invitación a asistir a un debate precisamente en un foro que se apoda ciudadano. Después de 21 años impartiendo Ética en los Institutos, en todos ellos sacó la misma conclusión: nuestros jóvenes necesitan ayuda y orientaciones prácticas. Prácticas en el sentido Kantiano, de la crítica, de la razón práctica que significa algo donde apoyarse cuando se enfrentan diariamente a una sociedad que les supera en muchos momentos. Oye decir a menudo que los padres deben tener la prerrogativa sobre este tipo de educación hacia sus hijos. Es cierto que hay valores morales que deben ser exclusivos, en su transmisión, por los padres pero no estamos aquí para hablar de esos valores morales. Estamos aquí para hablar de valores que Adela Cortina llama valores mínimos de ética cívica. Son cinco: Libertad, Igualdad, Solidaridad, Tolerancia (respeto activo) y Dialogo (actitud dialogante). No entran en contradicción con ninguno de los valores morales que toda familia quiere transmitir en exclusiva a sus hijos. Por lo tanto, me gustaría acotar este debate y dejar claro de qué estamos hablando. Si estamos hablando de Educación para la Ciudadanía, estamos hablando de algo que no se ha inventado en España con esta polémica ni cuando llegó la democracia ni de hace un siglo. Ya se planteaba en la Grecia Clásica, hace 2.700 años. Cuando en la Republica, Platón cita este sistema de gobierno ideal para que los ciudadanos puedan desplegar sus capacidades, sus cualidades, la ciudadanía era tan importante que había que ser ciudadano por orden de lista; hoy estamos dudando si iremos a votar en las próximas elecciones, si venir a un debate de este tipo en un Foro de Participación, si hay partido de football, cómo voy a renunciar a ese gusto. En la Ágora Socrática los ciudadanos participaban obligatoriamente si querían ser considerados como tales. Claro que estamos hablando de un contexto social diferente. Pero este ejemplo sirve para que se entienda que la noción de ciudadanía es fundamental en nuestra cultura, en la civilización occidental. Por ello, en el informe Delors del 2000 sobre “la educación encierra un tesoro”, ya se hablaba de la importancia de que el ciudadano europeo conociese a fondo cuales son sus derechos y deberes como ciudadano. Por ello nos tenemos que centrar.
Quiere plantear algunas preguntas que también aparecen en otro libro de Adela Cortina titulado “Los ciudadanos como protagonistas”. Son cuatro:
1.- Quién está legitimado en una sociedad pluralista para enjuiciar en qué consiste ese mundo más humano al que urge aspirar.
2.- ¿Es posible encontrar respuestas comunes a todos los ciudadanos de una sociedad pluralista que sea preciso encarnar en la política, en los hospitales, empresas, universidades, medios de comunicación y en las que nos parece necesario educar?
3.- En el caso de que la anterior pregunta sea contestada afirmativamente ¿Cuál sería ese contenido compartido que debe transmitirse a través de la educación?
4.- ¿Es posible conciliar las aportaciones de una moral cívica, propia de una sociedad pluralista, con los de una moral creyente?
Adela Cortina le ha servido personalmente, desde hace tiempo, para orientarse en cómo afrontar este problema sin crear escarnio entre sus alumnos ya que conoce a sus padres, sus costumbres.
Con estos criterios cree estar preparado para enfocar el problema con algo de edad y experiencia. Para él, lo principal de esta asignatura es cómo se va a trabajar, cómo se va a enseñar, cómo se va a llevar al aula. Sabe que se han hecho propuestas, cursos en otros lugares de España y sería bueno que en Zamora también se hiciesen. El, a través de la Liga, se ha puesto a trabajar ya que en el curso que viene se debe impartir dicha asignatura. La Conserjería de Educación de la Junta de Castilla y León no ha llevado a ningún Centro de Formación e Innovación Educativa la preparación de los docentes, ni de Primaria o Secundaria. Es una grave irresponsabilidad. En muchas CC.AA de un determinado signo político están haciendo lo mismo. No quiere pensar que el Consejero del ramo tenga instrucciones concretas de un determinado partido político porque sería muy grave. Tampoco sabe si es que tiene convicciones pedagógicas, didácticas para suponer que es mejor no orientar a los que el año que viene tienen que impartir dicha asignatura.
El no está en contra de la transversalidad ni de la enseñanza de valores transversalmente en las aulas. De hecho se hace inconscientemente. En su clase, él dispone las mesas de los alumnos en forma de círculo ya que es imposible enseñar Ética sin mirarse a la cara. De esa manera ya se están inculcando ciertos valores. Debemos comunicarnos de otra manera. Tenemos que mirarnos a los ojos y debatir, y decirse no estoy de acuerdo con lo que dices y darle razones. Y nuestros jóvenes, si hay algo en los que tienen carencias, es en la capacidad para enfrentarse con el vecino y compañero de la misma edad, porque a su padre ya saben como tratarle, pasan muchas veces de él. Cuando mis alumnos entran en el aula ya están asumiendo que allí va a pasar algo diferente. Estás educando transversalmente, sin querer, bueno conscientemente. También está educando en valores el profesor que llega al aula y no deja mover ni hablar a nadie. Entonces ahí es donde está el problema ¿Cómo vamos a trabajar una asignatura como esta el año que viene? Esto le preocupa muchísimo. Cree que la transversalidad no es suficiente. Hay expertos que podrían demostrarlo. En otras asignaturas no se trabaja en ello porque los programas son amplios, no hay tiempo ni hay preparación. Nuestros compañeros hacen más de lo que pueden y no están preparados para trabajar esos valores transversalmente. Confía que se haga algo serio no la barbarie de otros años. Así están los institutos. Cuando se habla de la calidad en la Educación ¿De qué están hablando? Cuando hablamos del problema de la Educación en este país ¿De qué estamos hablando? En muchos casos de la impericia de muchos compañeros que no han tenido ninguna preparación en su materia cuando salieron de la Facultad. Y se han encontrado con un aula de chicos con multitud de problemas ¿Qué ha pasado? Hay una desconexión brutal entre la Facultad, lo que aprendió y lo que pasa en las aulas. Dejo apuntadas estas cuestiones para el debate. Gracias.


 
 
 
 
Volver
Subir