Declaración leída en la concentración contra la Despoblación y los Desequilibrios
Intra-regionales
       
       
 

 


DECLARACIÓN


Ciudadanos y ciudadanas de Zamora:

Estamos hoy aquí para luchar por un futuro que en estos momentos aparece más que incierto para esta provincia. No es nada nuevo. Por desgracia Zamora, al igual que Soria o Teruel, que a estas horas se manifiestan en las calles como nosotros, viene sufriendo circunstancias parecidas de despoblación y abandono de sus gentes desde hace mucho tiempo, podríamos decir siglos: si nuestros abuelos tuvieron que emigrar a América, sus hijos lo hicieron a Francia, Alemania o Suiza y muchos otros a Bilbao, Madrid o Barcelona… lugares donde sí existía un horizonte de trabajo y prosperidad. Y hoy, los jóvenes siguen marchando a "buscarse la vida" en lugares donde hay futuro para ellos.
¿Qué futuro pueden esperar de una tierra que se despuebla día a día? Con seguridad, ninguno. Sin gente que mantenga las casas en pie, que habite los pueblos, cultive los campos y cuide del ganado, no hay futuro para el mundo rural.
Sin gente que traiga niños al mundo y se ocupe de los mayores; que produzca, consuma, llene las tiendas y calles de la ciudad, no hay futuro. Sencillamente no hay nada qué hacer: ni planes, ni proyectos, ni programas de ningún tipo, por muy imaginativos que estos sean.
Todas las sangrías tienen un límite y la de esta provincia está llegando al suyo. Debemos reconocer que nuestra situación es grave, muy grave… porque nos hemos quedado solos y la provincia ha envejecido tanto que es ya difícil devolverle la lozanía que en otro tiempo disfrutó. Somos ya tan pocos que si salimos de las poblaciones más grandes como la capital, Benavente o Toro, por citar unos ejemplos, apenas nos encontramos con nadie… El territorio está vacío y muchos pueblos pasan el invierno con apenas unas pocas personas que habiten en ellos. La soledad se adueña.
Las razones de haber llegado hasta esta situación de extrema gravedad tienen que ver desde luego con factores de tipo económico y político… pero indudablemente si hubieran existido Gobiernos que se preocuparan de un reparto equitativo de la riqueza, de corregir estos desequilibrios entre las regiones y organizar más solidariamente el Estado, seguro que no habríamos llegado hasta aquí.
Da la sensación de que alguien con capacidad y poder decidió hace tiempo qué zonas había que desarrollar y cuáles debían servir tan sólo como cantera humana y energética, cuyos frutos siempre los aprovechan otros.
¿ Y qué se puede esperar ante una situación como esta y en un mundo y una sociedad que ha cifrado casi toda su existencia sobre parámetros económicos y de rentabilidad? Pues desgraciadamente muy poco. Ya hemos visto cómo se reparten los fondos europeos que pretenden paliar tales deficiencias. Lo hemos visto en nuestra propia Comunidad de Castilla y León, sin ir más lejos, donde la riqueza se ha ido colocando en torno al eje de Valladolid- Palencia y Burgos, pero no en provincias como Soria o Zamora. Por poner un ejemplo con datos del 2003, el Producto Interior Bruto per cápita en Zamora era el 65 % de la media de la Comunidad Europea ; el de Valladolid era el 86% y el de Burgos el 92%.
Lo vemos también en el entorno nacional, donde lugares como Teruel han tenido que lanzar el grito de que existen porque quizá ellos mismos lo dudaban ya.
Algo semejante nos ocurre a nosotros. Hablamos constantemente de Zamora como para afirmar una identidad en peligro de desaparición , quizá porque vemos próximo el fin.
Por eso hoy el Foro Ciudadano de Zamora ha querido decir BASTA. Ha llegado el momento de que nos movilicemos, de que tomemos la responsabilidad de nuestro propio futuro y exijamos medidas reales que reconduzcan esta preocupante situación. Nuestros gobiernos locales, regionales y nacionales, pero también nuestros representantes en Europa, tienen que actuar con urgencia ante el grave problema de la despoblación y los desequilibrios entre las regiones. Y claro que existen decisiones y medidas que podrían cambiar ese destino, pero es preciso buscarlas entre todos y exigir políticas transparentes y cercanas a los ciudadanos, que estimulen la participación de todos y actúen a favor y no en contra. Todos tenemos la obligación y el derecho de participar en la construcción de nuestro futuro. Por eso vamos a actuar y no esperar a que lo hagan por nosotros.
Dice un proverbio árabe : "El pasado ya ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo". Nuestro presente y futuro, el de Soria, el de Teruel y el de Zamora es nuestro, de los ciudadanos y ciudadanas, y no estamos dispuestos a renunciar a él.

Queremos tener futuro con igualdad, el mismo futuro que los demás ciudadanos de otras regiones.


Zamora, 11 de junio de 2004.

 
 

 

 
 
 
 
Volver
Subir