COMUNICADO: HOSPITALES PÚBLICOS
       
       
 

 

La salud es el bien más estimado y considerado para las personas y las familias, y para el conjunto de la sociedad; es sin duda la condición indispensable de un estado del bienestar, de tranquilidad y de progreso.
Los ciudadanos confían que los poderes públicos organicen y tutelen los servicios y prestaciones necesarias así como los medios preventivos para dar confianza y tranquilidad a la población.
En Zamora se ha roto esta confianza, como reflejan diariamente los medios de comunicación que recogen la preocupación y el desasosiego de los profesionales de la sanidad y de los propios ciudadanos, por la situación caótica de nuestros hospitales públicos.
Hace más de cuatro años que se comenzó la remodelación del Hospital Virgen de la Concha. Muchos profesionales y ciudadanos con criterio y sentido común opinaron entonces que la opción de construir un nuevo hospital era más razonable, más coherente, menos cara, más respetuosa y menos traumática para los usuarios y además respetaba un edificio emblemático de la ciudad.
A todos nos parece un error realizar obras de tanta envergadura en una casa normal con los vecinos dentro, pero si además los habitantes de esa casa son enfermos, el error adquiere la categoría de disparate.
La situación no tiene marcha atrás pero manifestamos nuestro disgusto y rechazo a una política de hechos consumados especialmente si no se tiene capacidad ni siquiera para gestionar los errores que se cometen.
Se ha desbordado el presupuesto y tenemos la sospecha que al final, con los reformados, los imprevistos (que eran perfectamente previsibles), la inversión en la reforma será igual o más cuantiosa que hacer un hospital nuevo.
Se les ha ido de las manos el tiempo, que se prolonga indefinidamente. Las obras del Virgen de la Concha no terminarán, según la información oficial, hasta el 2006 y si incluimos las reformas del Rodríguez Chamorro, las reformas de los hospitales durarán hasta el 2008.
No es posible asumir que unas obras que llevan cuatro años realizándose tengan ya un retraso de más de dos años.
El presupuesto inicial de 6.000 millones de pesetas ¿Va a ser ampliado como consecuencia de todos los "reformados" que se han realizado hasta la fecha y del retraso de las obras que va encareciendo el coste?. ¿O sencillamente lejos de completar el proyecto inicial solo se "lavará la cara" a las últimas dependencias pendientes de reforma?.¿Cual es el porcentaje de obra ejecutado, el dinero gastado, las previsiones presupuestarias?.
La nueva fase de obras con el consiguiente cierre de plantas ha reducido el numero de camas:
Evolución histórica:
1984 407 camas (hospital Virgen de la Concha)
2000 382 camas (hospital Virgen de la Concha)
2003 328 camas (hospital Virgen de la Concha)
2004 291 camas (hospital Virgen de la Concha)
En total se han perdido 116 camas hospitalarias en el Virgen de la Concha.
En lo que a este punto se refiere, de los otros dos hospitales de la provicia (R. Chamorro y Comarcal de Benavente) no merece la pena hacer mención ya que nunca ha habido y sigue sin haber concordancia entre la realidad y las cifras oficiales de camas.

Hace más de dos meses que se trasladó el servicio de Urgencias a unas "instalaciones provisionales" y en el espacio vaciado aún no han comenzado las obras de reforma. Lo mismo se puede decir para dos plantas de hospitalización. Estos no son los únicos casos si se miran las interrupciones del nuevo edificio para Radiología y Archivo de Historias Clínicas.
Muchos servicios y unidades asistenciales están desarticulados, con sus dependencias dispersas, con despachos médicos alejados de sus pacientes hospitalizados y a su vez lejos de la ubicación del personal administrativo asignado. Si esto supone un grave inconveniente en el día a día en el trabajo de los profesionales, dificultando incluso la necesaria comunicación entre los miembros de un mismo equipo, imaginemos la desorientación que sufren los usuarios para poder acceder a las prestaciones e incluso para obtener información referida a su proceso.
Surgen múltiples incidencias, técnicamente más o menos importantes, pero siempre graves dado el terreno tan sensible al que afectan, como falta de calefacción o aire acondicionado en determinadas áreas, pequeñas inundaciones (recientemente en el área de toma de muestras del Laboratorio), pequeños derrumbamientos, cortes reiterados de los sistemas eléctricos o cortes en las comunicaciones telefónicas. Fallos que ocurren también en las partes con la reforma terminada.
Además el proyecto ha acreditado errores de bulto como el olvido de instalaciones básicas como es el caso de aseos para el personal en planta, lo que ha obligado a tener que habilitar habitaciones de enfermos para este menester.
El caos organizativo ha sido una constante a lo largo de estos años, lo que ha contrastado con la paciencia y responsabilidad demostrada por todos los profesionales y trabajadores del hospital.
Las "camas cruzadas" lejos de ser una situación extraordinaria, constituyen un hábito, debido a la improvisación y deficiente planificación.
No existe separación de plantas por especialidades; el Virgen de la Concha es mas un hospital de campaña que un hospital racionalmente estructurado. Esta situación complica el normal desarrollo de los profesionales y lo sufren los enfermos y sus familias.
En la planta 6ª del hospital Rodríguez Chamorro hay 24 camas en 9 habitaciones. Ninguna tiene cuarto de baño; hay dos servicios comunes para todas las habitaciones.
En la planta 5ª hay 30 camas; en todas las habitaciones hay una cama más; que las programadas habitualmente ; no hay taquillas y solo dos servicios en el pasillo para los treinta enfermos en el . Las instalaciones de toma de oxigeno, luces de aviso para el personal de enfermería y demás servicios centralizados no reúnen las condiciones adecuadas.
Estas plantas estaban programadas para abril de 2004 y se ha propuesto su remodelación para el primer semestre de 2006.
Las deficiencias estructurales del hospital R. Chamorro no son de ahora. Indudablemente este edificio necesita también una reforma pero ¿no parece disparatado reformar los dos hospitales simultáneamente?.
Ante esta situación caótica y difícilmente soportable para los enfermos y los profesionales de la sanidad, el Foro Ciudadano exige a los poderes públicos, responsables de esta situación:
- Que presenten al pueblo y a los profesionales de la sanidad un plan coherente y creíble de cómo y cuando se acabará con este caos.
- Que prevean soluciones alternativas de infraestructura y personal mientras se realizan las obras.
- Que tranquilicen a los ciudadanos informando de las respuestas que tienen previstas para casos de olas de calor, ingreso de los enfermos crónicos en otoño, epidemias de gripe o cualquier otra emergencia.
- Que la ciudadanía sea informada de forma permanente, transparente y objetiva (no propagandística) sobre la situación detallada de las obras, ejecutadas y programadas, presupuestos, gastos y desviaciones presupuestarias. Un órgano de participación llamado Comisión de Obras creado al efecto lleva más de un año sin ser convocado.
El Foro Ciudadano de Zamora quiere asumir con este comunicado el ejercicio de una responsabilidad cívica ante los poderes públicos que tienen la obligación por mandato constitucional (Art. 43 de la Constitución ) de organizar y tutelar la salud pública.
Finalmente una llamada a los ciudadanos a la unidad para que exijan a las autoridades respuestas concretas a los problemas reales y que dejen de hacer declaraciones que frecuentemente no se ajustan a la realidad.

Comité del Foro Ciudadano de Zamora
Fecha: 18 de junio de 2004.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Volver
Subir